Dólar paralelo era una referencia

0
103

Los economistas Luis Vicente León y Orlando Ochoa aseguraron que la puesta en marcha del Sistema Marginal de Divisas (Simadi) y la intención de mantener un «bolívar a 6,30 o a 12 sobrevaluado» denota una situación económica «preocupante».

El economista Luis Vicente León afirmó que si se incorporan divisas en el mercado podría haber, aparentemente, una mejora en las cotizaciones que se presentan a través del Sistema Marginal de Divisas (Simadi) pero considera que «ese es un mercado que no es perfecto, ni es un mercado abierto» y agrega que es un mercado con restricciones que alimentan la opción de acudir a un mercado alternativo o paralelo.

«Quienes requieren dólares y no les sirven 2000 al mes, ni están dispuestos a hacer un trámite, o tener restricciones totales anuales, van a participar también en un mercado alternativo».

Aseguró que la puesta en marcha del Simadi no ha tenido el efecto esperado por el Gobierno. «El mercado negro se mantiene a los mismos niveles y sin ningún impacto».

Señaló que con la primera cotización de 170 Bs. por dólar, se trata de una devaluación. «Por cierto, no es una crítica, más bien el Gobierno ha demorado mucho su devaluación, que es una variable indispensable, aunque no suficiente para abordar la crisis».

Por su parte, el economista y asesor financiero, Orlando Ochoa, dijo a un medio impreso nacional que la tasa Simadi sale «persiguiendo al dólar paralelo», por lo tanto quiere decir que la tasa del paralelo «sí era una referencia del mercado y no la pudieron pulverizar sino que ahora la persiguen».

Califico a la tasa Simadi como un mecanismo de «válvula de escape» para suplir, a cualquier costo, todo lo que está fuera del subsidio a 6,30 y señaló que en la práctica tenemos una «macrodevaluación brutal como no se ha conocido en la historia de Venezuela», ya que al ser comparado con el dólar a 6,30 «estamos hablando de un diferencial de 2,599 %». Indicó que existen rumbos que estaban siendo calculados a 6,30 y que ahora se trasladarán al Sicad, el cual consideró un sistema «inestable».}

«Definitivamente hay un macrodevaluación que va a tener un impacto en los precios y va a generar un impacto inflacionario muy importante». «La gente no puede comprar los bienes que vienen a estos precios porque los sueldos y salarios vienen de una estructura de costos a 6,30 o 12 bolívares, y ahora van a pasar a una de 170 bolívares; por lo tanto los volúmenes que pueden traer los importadores arrancando son limitados por el poder de compra».