Dos emergencias

0
109

La emergencia económica ya es reconocida desde las dos aceras de la política nacional

 

Tras varias semanas de forcejeo, el Tribunal Supremo de Justicia decidió pronunciarse a favor de la entrada en vigencia del Decreto de Emergencia Económica emitido por el Poder Ejecutivo Central, el cual había sido rechazado por la Asamblea Nacional previamente.

Este hecho patenta en forma dramática la escisión que sufre nuestro país, en momentos complejos que deberían hallarnos más unidos que nunca.

El máximo órgano judicial se excusó en tecnicismos para intervenir en esta situación. Tecnicismos que por cierto son otro motivo más de debate entre revolucionarios y demócratas, ya que su pertinencia o no en el caso actual, depende del cristal con el cual se mire: rojo o multicolor.

En todo caso, este detalle puntual es objeto de las consideraciones de especialistas en materia legal, ya que es bastante complejo. Y definitivamente, nos interesa subrayar que no vivimos una, sino dos emergencias económicas: la que ve el Gobierno central y rubrican sus partidarios, enfrentada a la que señala el Poder Legislativo y es percibida en igual tono por quienes lo renovaron el pasado 6 de diciembre.

Y aquí el asunto no es el debate estéril sobre quién tiene la razón, sino encontrar con urgencia las soluciones definitivas que atajen las numerosas penurias que padecemos todos los venezolanos como consecuencia de un pésimo manejo de la economía nacional.

Como acostumbramos afirmar, vamos a ver el vaso medio lleno. La emergencia económica ya es reconocida desde las dos aceras de la política nacional.

Esto es un gran comienzo. Ya nadie puede cargar sobre sus hombros con el peso de una campaña que hable de éxitos y victorias sin anclaje alguno en la realidad, cuando lo que vemos día a día nos habla de penurias y escasez.

Este debería ser una base para el diálogo y el entendimiento. Pero por esos insólitos retruécanos que nos sorprenden a los venezolanos, resulta que el ya consensuado concepto de la emergencia económica, aceptado por todos, ha derivado en dos lecturas opuestas.

Para el oficialismo, nunca se ha construido el socialismo, en estos diecisiete años que tienen en el poder. Ergo, la culpa no es de socialismo alguno porque eso no ha comenzado ni nunca empezó.

Para el Gobierno, hay que modificar, perfeccionar y optimizar el control de cambio, ese embudo en el cual se atasca toda la economía nacional por una ineficiente administración de las divisas de todos los venezolanos.

Los más fieles a las doctrinas rojas ni por error piensan que lo que hay que hacer es desmontar dicho control, obsoleto y anacrónico, que opera en muy contados lugares en el mundo y que, cuando se implementó en el pasado en nuestro país, tuvo rápidas fechas de caducidad si lo comparamos con estos trece años que hemos debido padecerlo.

Mientras madres y trabajadores padecen el viacrucis de recorrer abastos y supermercados como si fueran los siete templos de Semana Santa, la administración central no sabe qué hacer con esa papa caliente que ellos mismos crearon, que se les fue de las manos y que se llama Cadivi o Simadi. Que, por cierto, se ha demostrado sobradamente que los cambios de nombre no ayudan mucho si no se cambian las estructuras.

También asusta en el decreto que nos ocupa, la posible discrecionalidad por parte del Ejecutivo en cuanto al uso de bienes e infraestructuras de particulares para afrontar lo que ellos consideran la emergencia.

Para las fuerzas democráticas que hoy hacen vida en forma mayoritaria en el Parlamento, la emergencia económica trata de otra cosa. No va de aferrarse tercamente a doctrinas caducas, a postulados magníficamente redactados en libros cubiertos de polvo en algún estante, sino de entender que, de no cambiar el rumbo, las cosas empeorarán hasta la catástrofe.

duzcategui06@gmail.com