Ecarri denunció candidatura «paracaidista» de Enríquez

0
87

Caracas.- El presidente de Copei – Caracas, Antonio Ecarri, denunció que «una cúpula» de 14 miembros del partido Social Cristiano optó por utilizar su nombre para lograr mayor apoyo en el Circuito 2 de Caracas y luego sustituir su candidatura por la del presidente general de Copei, Roberto Enríquez.

«Queremos denunciar ante el país la estafa que ha sido víctima la ciudad de Caracas y el oeste de Caracas. 14 miembros de una cúpula que desprecia al oeste de Caracas, al municipio Libertador, ha impuesto nefastamente la candidatura de Roberto Enríquez estafando a las parroquias sin ningún tipo de consulta con el comité regional, ni las parroquias o los militantes de Caracas».

Ecarri explicó que fue el mismo Roberto Enríquez quien le había solicitado ser candidato por Copei a las parlamentarias para el circuito 2 de Caracas, que según dijo, fue gracias a su trabajo y apoyo popular, en vista de que no se iban a realizar elecciones primarias en esa circunscripción. Ecarri también señaló que él mismo solicitó realizar las primarias generales en el municipio Libertador, moción que fue negada.

«Pero en este salón nosotros pedimos primarias generales para Libertador. Esas primarias no fueron aceptadas pero, de regreso lo que vino el propio Roberto Enríquez fue a decirme que el oficialmente estaba postulando mi nombre. A Copei no le correspondía el circuito número 2 de Caracas porque Copei no tenía la votación suficiente. Para eso pero utilizaron mi nombre y el nombre de la militancia de Caracas para pedirle a los demás circuitos electorales, a los demás partidos políticos que se retiraran para que ese circuito fuera entregado».

El defenestrado candidato sostuvo que fue gracias al apoyo popular que tiene en el circuito 2 de Caracas que los demás partidos políticos decidieron otorgarle la candidatura. Una vez que los partidos políticos apoyaron la candidatura de Copei en ese circuito, la directiva nacional de la tolda verde – según dijo Ecarrí – impuso «de manera ilegal, arbitraria, la candidatura artificial y paracaidista de Roberto Enríquez».