Ecuador y Venezuela quieren tener lejos a Colombia

0
76

Los gobiernos de Venezuela y Ecuador coinciden en advertir la existencia de amenazas para su prosperidad económica, asegurando en ambos casos que provienen de Colombia.


Y, contradiciendo un movimiento de integración comercial que duró décadas en gestación y en su momento fue visto como un gran logro político regional, ahora buscan en mayor o menor medida aislar sus fronteras de un nuevo «enemigo»: el mercado colombiano.
La última manifestación fue la posición del gobierno del mandatario ecuatoriano Rafael Correa, que el martes pasado exhortó a sus ciudadanos a no comprar productos colombianos.

«El orgullo de ser ecuatoriano debe evidenciarse, necesariamente, en brindar el apoyo a la producción nacional, arrimar el hombro en momentos complejos y difíciles, y preferir lo nuestro», dijo un comunicado oficial.

A esto se le suma que, en Venezuela, el gobierno de Nicolás Maduro lleva tiempo argumentando que el contrabando hacia Colombia juega un papel importante en la escasez que se evidencia en muchos productos de primera necesidad en su nación. Eso, junto con la supuesta presencia de paramilitares colombianos, es uno de los argumentos esgrimido por las autoridades de Caracas para haber cerrado uno de los tramos más transitados de la frontera con Colombia.