EDITORIAL: Tirar la toalla..? Jamás…!

0
746

La gran pregunta que los hechos hacen revolotear en la conciencia y sabiduría colectiva, en medio de los acontecimientos  sociales, económicos, políticos y sistémicos que conmueven al país, más aún, después de lo ocurrido el 30-A, cuando ninguna fuerzade facto pudo evitar una sonora clarinada y acción de libertad, es: nos doblegamos…? Sucumbimos…? Entregamos las armas propias del civilismo y de la democracia que venimos esgrimiendo…? Claudicamos…? Nos refugiamos en la renuncia…? Tiramos la toalla, como se dice en el argot boxístico y desaparecemos ante el establishment que nos destruye de manera inclemente y sin piedad…?

Para nosotros en El Diario de Guayana, que hoy, 9 de junio de 2019 cumplimos 16 años de haber salido a la palestra pública y estaríamos mostrando a ustedes en condiciones normales distinguidos anunciantes, respetados lectores y seguidores leales, nuestra tradicional Edición Aniversario, la respuesta simple y directiva acompañada de otra interrogante y una categórica afirmación:Tirar la toalla…? Jamás…! Esa no es una opción…!

No es casualidad, que en el estado Bolívar, donde nació la prensa libre del Continente Sudamericano, con El Correo del Orinoco levantando las banderas de la libertad y donde nos enorgullecía el registro cronológico del siglo pasado, germinado con  creatividad, emprendimiento y empuje productivo, exhibiéramos la estadística magnífica de trece diarios que entraron en circulación competitiva y dinámica, abierta al escrutinio público, comprometidos con la misión moral de la verdad, la pedagogía social, el progreso integral sostenido y los derechos humanos; tampoco lo es que apenas hoy día, sólo subsisten dos de esos diarios en precarias condiciones, mientras los restantes libran su lucha existencial responsable y temeraria contra la tiranía a través de páginas web, o manteniendo desde su física desaparición, la inquebrantable esperanza de resurgir cuanto antes, con el mismo ímpetu de cuando vieron por primera vez la luz. A esto se suma el indignante recuento nacional  de la salida de circulación, desde el 2013 hasta la fecha, de 67 impresos,  según datos del Instituto de Prensa y Sociedad Venezuela (IPYS), siendo el último registrado el Diario Panorama, de Maracaibo, con 104 años de existencia.

Del drama que ha significado la terrible experiencia vivida durante las últimas dos décadas, la cual nos ha llevado a la amenaza palpitante de una crisis de discernimiento, diáfanamente provocada e inducida, que sembró en nuestro espíritu ciudadano, angustias, pesadumbre y urgencias, hemos conocido divisiones, confusión y arrebatos, por los que se ha desviado el rumbo; pero queda la imborrable enseñanza de juzgar lo que perdimos y lo que unidos podemos reconquistar y construir. Es imperativo entonces y vital, que nos pongamos de acuerdo y encaucemos la estrategia y el discurso común, para llegar cuanto antes a la meta trazada de una nueva Venezuela, tal como la soñamos: libre, próspera, segura de su destino, unida en su voluntad y determinación de lucha, solidaria, respetada, admirada y ambiciosa de historia de la buena, la que nos enseñó Bolívar y los demás fundadores de la República.

Hacia allá vamos, Dios mediante, avanzando inexorablemente, con fe y entusiasmo, con El Diario de Guayana y la fuerza comunicacional de la región, empujando el potencial venezolano y guayanés en particular, que es colosal y se acrecienta por el componente sociológico, abonado por 20 años de sorprendente e inenarrable absolutismo, cuyo único mérito es haber quitado los pañales a nuestra inmadurez cívica y política, proceso que nos acerca a los avances sociales, políticos, económicos y culturales  del Siglo XXI. Es decir, a las evoluciones que nos ofrece esta era de la información y el conocimiento. O sea, a la Venezuela del futuro, que todos merecemos y construiremos juntos y hermanados.

Sabemos y entendemos que, hacer periodismo es en esta Venezuela de hoy, es un atrevimiento y cuando el atrevimiento se convierte en virtud, el horizonte de nuestras vidas adquiere otro color: el que hace resplandecer la esperanza, la determinación y la perseverancia, con su recompensa inequívoca e infalible: el éxito. La dura, pero bravía y emocionante misión informativa que cumplimos, con orgullo y absoluta vocación venezolana, se engrandece ante la artera agresión de los tiranos y el agradecimiento del pueblo, que la valora como acto de heroicidad que ufana y motiva. Por esa razón, en El Diario de Guayana decimos: Tirar la toalla…? Jamás…!