El cáncer de mama no respeta edad

0
491

Estadísticamente, el riesgo de padecer cáncer de mama aumenta a medida que las mujeres envejecen. Esta enfermedad comienza cuando un tumor maligno cargado de células cancerosas va creciendo hasta ir penetrando los tejidos circundantes a la mama. En muchos de los casos, esas células van creciendo descontroladamente hasta invadir otros órganos. Esto es lo que se conoce como metástasis.

LA HISTORIA DE ZURILMA

Zurilma Josefina Núñez Moreno nació el 15 de septiembre de 1982 en Puerto Ordaz, estado Bolívar. Durante su vida como profesional se desarrolló en el ámbito de la publicidad y el mercadeo. Cuando tenía 25 años de edad su vida dio un giro inesperado que cambió para siempre su día a día.

Una noche, mientras estaba acostada en su cama, sintió en la mama izquierda un nódulo o protuberancia, razón por la cual decidió trasladarse inmediatamente a su médico ginecólogo para hacerse una revisión. Después de una serie de exámenes médicos, un 21 de enero del año 2008, a Zurilma le diagnosticaron cáncer de mama de tipo carcinoma ductal invasivo o infiltrante, que es el tipo más común de cáncer de mama.

Este cáncer comienza en un conducto lácteo del seno, penetra a través de la pared del conducto y crece en el tejido adiposo del seno. En este punto, puede tener la capacidad de propagarse (hacer metástasis) hacia otras partes del cuerpo a través del sistema linfático y el torrente sanguíneo.

CÁNCER ESTADIO III

Para Zurilma no era fácil tener cáncer y menos a la edad de 25 años, pues las estadísticas nunca se centraban en el grupo de mujeres con edades inferiores a los 30 años de edad. El cáncer, al momento del diagnóstico, estaba muy avanzado, pues se encontraba en estadio III o en la fase III del cáncer de mama. En esta etapa, el cáncer primario mide menos de 5cm y esto hace que los ganglios linfáticos axilares se adhieran unos a otros. Esto hace también que el cáncer se incruste a la pared torácica o a la piel, lo que hace la enfermedad visible.

Zurilma no estaba completamente informada sobre el cáncer que estaba invadiendo su cuerpo. A pesar de eso, afrontó la enfermedad con la sonrisa, entusiasmo y alegría que la caracterizaba día a día. En total, durante sus dos años de lucha con el cáncer, recibió 29 ciclos de quimioterapia, 32 sesiones de radioterapia y 2 intervenciones quirúrgicas. Siempre afrontó con valentía su enfermedad y jamás se rindió.

ANIMO, AMOR, ALEGRÍA Y FORTALEZA

Ya Zurilma tenía 27 años de edad cuando el cáncer le estaba ganando la batalla. Tenía signos visibles de esta terrible enfermedad en su pecho, brazo izquierdo y espalda. A pesar de esto, la sonrisa jamás se borró de su rostro. Tenía un lema que siempre repetía: «Animo, amor, alegría y fortaleza». La enfermedad era utilizada como impulso para concientizar a las demás mujeres sobre la importancia de hacerse el autoexamen y de visitar periódicamente a su médico de cabecera.

Un 15 de febrero del año 2010 y después de dos largos años de dura batalla con el cáncer de seno, Zurilma dejó la vida terrenal para irse a un plano espiritual. Apenas tenía 27 años de edad y nunca dejó decaerse, incluso en sus últimos días de vida. Sus familiares la recuerdan como una joven llena de vida y con esperanzas de superar la enfermedad, ya que tenía un futuro muy prometedor.

ZURILMAMAS

La muerte de Zurilma tocó fuertemente a toda su familia, pero muy particularmente a su hermana, Zureima Núñez, quien en honor a su hermana creó la fundación Zurilmamas. Una fundación que nació el 10 de marzo del año 2014 y que está dedicada a la información, prevención y ayuda a las mujeres que padecen ésta terrible enfermedad. Con la creación de esta fundación, la memoria de Zurilma perdura en cada día, en cada suspiro y en cada paso de Zureima.

«Mi hermana murió por desinformación. Nunca se imaginó que esta enfermedad tocaría su vida y de la manera que lo hizo.
Mi hermanita estaba llena de vida y su eterna sonrisa quedará siempre presente en mi memoria. Lastimosamente no acudió al médico especialista en cáncer de mama, que era el mastólogo. Por ella nació esta fundación. Quiero honrar la memoria de mi hermana de la mejor manera. Ella siempre estaba pendiente de informar y crear conciencia a esas mujeres que tenían algo abandonada su salud».

SOBREVIVIENTE DEL CÁNCER

Zureima relata que justo después de cumplirse un año de la muerte de su hermana, la desgracia llegó nuevamente a sus vidas. «A los 32 años sentí un pequeño nódulo de menos de 1 cm en mi mama izquierda. Fue así como me palpe aquella mínima anormalidad que crecía dentro de mi organismo sin molestia alguna. Con los avances de la tecnología se me práctico una evaluación mastológica integral pudiendo los médicos especialistas en mastología oncológica actuar y tratar mi caso de manera inmediata, directa y precisa. Se me práctico una punción Ecoguiada el 29 de julio de 2011 y el 2 de agosto del mismo año me dieron el resultado del diagnóstico: Cáncer de seno, el mismo que había matado a mi hermanita».

AYUDA A ZURILMAMAS

El 10 de marzo de 2015, la fundación cumple su primer año. Para su fundadora, Zureima Núñez, la ayuda es primordial, ya que cada día se diagnostican cientos de casos de cáncer de mama en el país y Ciudad Guayana no escapa de esas estadísticas. «Tenemos muchos proyectos. Queremos crear aulas de estudio donde enseñemos a prevenir, diagnosticar y superar esta terrible enfermedad. Buscamos que las mujeres se realicen el autoexamen y que sepan que el cáncer se cura siempre y cuando sea diagnosticado a tiempo».

Para ayuda a Zurilmamas, pueden hacer sus donaciones a la cuenta corriente la fundación en Banco Venezuela, N° 0102-0636-75-0000083289. Pueden seguirlos por las redes sociales, Instagram y Twitter como Zurilmamas y por su página web www.zurilmamas.com donde encontraran más información sobre la enfermedad, relatos y datos de interés sobre la fundación.

11 CASOS DIARIOS EN VENEZUELA

En Venezuela se diagnostican 11 casos de cáncer de seno por día.

Los datos fueron revelados por medio de un informe dado a conocer el año pasado por la organización Senosayuda. El informe señala que siete de esos casos terminan en muerte.

Nancy Cardozo, gerente general de la institución, aseguró que esta situación se da debido a que no se realiza la detección a tiempo. «Por eso, nuestro lema es: El cáncer es curable si se detecta a tiempo. Cada año se diagnostican alrededor de 3.900 nuevos casos, y fallecen aproximadamente 1.100 mujeres por esta causa».