El cemento desapareció de los comercios de Puerto Ordaz

0
1377

En el 2004 comenzó a percibirse la escasez del cemento en Ciudad Guayana, hoy en día el material indispensable para la construcción no se consigue en las diferentes ferreterías y bloquerías de la ciudad.

En un recorrido por varios comercios de ventas de materias y herramientas para el sector de construcción, se comprobó la desaparición de esta mezcla de arcilla molida que se utiliza como adherente en la edificación.

No venden

En las principales ferreterías del sector de Unare, en Puerto Ordaz, el cemento no se vende desde hace 10 años, al producirse una fuerte crisis con la comercialización de este producto.

El encargado del establecimiento Corporación la Castellana, ubicado en Unare, indicó que en los últimos años el cemento ha desaparecido, por lo que no han surtido más este material.

En otro comercio ubicado en Alta Vista también se vive la misma situación, solo venden cemento blanco en 65 mil bolívares, este material solo se utiliza como pegamento para trabajos de porcelana, no para otras obras de construcción.

Esta situación ha generado que los habitantes de la ciudad, no inicien o que paren sus proyectos de edificación.

“¿Cómo construyo mi casa? Si uno de los principales materiales no lo encuentro, es una realidad que el cemento no se encuentra y con el tiempo se ha ido desapareciendo poco a poco de las ferreterías”, comentó Luis Alfredo Gómez.

Por su parte, en San Félix en una bloquería, el producto no lo surten desde hace meses, la ultima que lo hicieron vez fue a principio de año, con un precio de 15 mil bolívares el saco de 20 kilos.

Precio elevado

En el comercio Ferretería Damasco, situado en Unare, fue el único consorcio que vendió cemento hace tres días atrás.

El costo del material se adjudica en 34 mil bolívares cada saco de 20 kilos, sin embargo, su precio oficial es de 5.040,00 bolívares.

Tanto los clientes como los dueños de los pequeños negocios, cooperativas y bloqueras se ven afectados por la escasez del cemento.

Esto ha llevado a que muchas personas se trasladen a otros estados a adquirir el material para poder desarrollar sus construcciones. Una de las opciones más cercanas es Monagas donde se puede conseguir con más facilidad, según uno de los compradores entrevistados.

Mafia y corrupción

En torno a la escasez del cemento, se ha generado toda una cortina de humo en su comercialización y distribución, los pequeños comerciantes señalan que hay mafias que dirigen la venta de este material, lo cual ocasiona que llegue a los negocios con precios especulativo.