El error

0
118

El hombre que fue linchado y posteriormente quemado en Los Ruices, en Caracas, en los primeros días de abril, era chef de cocina y se dirigía a su trabajo en esa localidad.

Según indicaron los familiares de Josué Fuentes Bernal, de 42 años, dijo antes de fallecer por las quemaduras en su cuerpo que “intentó a ayudar a un señor que robaron y se cayó al suelo”.

“El logró decir que iba a auxiliar a un señor. Lo mataron sin darle tiempo de defenderse“, comentaron.

Asimismo, manifestaron que “pedía piedad, que no lo mataran” y agregaron que trabajó 4 años como chef en el Ministerio de Alimentación y tenía una semana en un restaurante nuevo en Los Cortijos.

La cuñada del occiso indicó que él “era una persona sana 100 por ciento, su vida era puro cocinar”.

Incapacidad y frustración

El director de Espacio Público, Carlos Correa, expresó que el fenómeno social -que se ha extendido en todo el territorio nacional- deja en evidencia la incapacidad de las autoridades venezolanas con respecto a la criminalidad y demuestra el fracaso de la institucionalidad en el país.

El psicoanalista Axel Capriles expresó que el linchamiento ocurre en una sociedad que se encuentra en estado de frustración. Los venezolanos sienten desconfianza ante una “justicia” que no los protege.

“Es un acontecimiento en el que hay una descarga emocional, en la que la expresión directa es la violencia”, indicó.
Para el especialista, esta actitud “primitiva” refleja una sociedad en regresión que conduce a la barbarie.