El papa Francisco recibe a prelados venezolanos

0
71

Este jueves, primero de octubre, a las 10:00 de la mañana (hora de Roma), el papa Francisco recibió en audiencia a la directiva de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV).

Jorge Urosa Sabino, arzobispo de Caracas y presidente honorario de la CEV; Diego Rafael Padrón, arzobispo de Cumaná y presidente de la CEV; José Luis Azuaje, obispo de Barinas y primer vicepresidente; Mario del Valle Moronta, obispo de San Cristóbal, segundo vicepresidente; y Víctor Hugo Basabe, secretario general de la CEV, viajaron a hablar con el Sumo Pontífice a nombre de los venezolanos.

 

50 minutos duró el encuentro fraterno para reafirmar la comunión de los Obispos y de la Iglesia en Venezuela con el sucesor de Pedro. El papa Francisco alentó y animó a los prelados a continuar su misión pastoral. Les pidió seguir promoviendo el diálogo y la reconciliación del país, como prioridad pastoral.

 

La directiva de la CEV conversó con el Santo Padre sobre la situación que atraviesa la Nación, la problemática de la frontera con Colombia, la próxima Asamblea Nacional de Pastoral y otros aspectos de la vida eclesial.

 

Francisco se mostró interesado en los temas expuestos y escuchó cada planteamiento, pues, confesó, no ha estado alejado del acontecer nacional. También dialogó sobre la catequesis y la importancia de la familia en la resolución de los conflictos. Los obispos venezolanos agradecieron al Papa los últimos documentos de su magisterio pontificio.

 

Al culminar la audiencia, la máxima autoridad católica impartió la bendición a los obispos de Venezuela y estos agradecieron que los haya recibido. La visita es un signo de esperanza y reafirmación de la comunión de los miembros de la Iglesia en el país. 

 

Usurpación de funciones en Venezuela
Nunca se dijo que el trabajo de la Iglesia iba a ser fácil. Las mayores tentaciones con las que se ha lidiado son las divisiones impulsadas por quienes fueron miembros de esta. La Iglesia Católica en Venezuela no ha sido la excepción en cuanto a estos ataques.

 

Existen grupos que usan indebidamente atuendos y ritos propios de la Iglesia católica para atentar contra lo tipificado en el Capítulo VI del Código Penal Venezolano, relativo a la usurpación de funciones.

 

Los falsos curas «ofrecen una serie de oficios religiosos: catequesis, bautizos, comuniones confirmaciones, con preparación muy deficiente, celebraciones eucarísticas, exequias; que, sin previo aviso, se presentan en las funerarias y cementerios confundiendo la fe sencilla del pueblo, ocasionando confusión y engaño entre quienes, pensando que son sacerdotes católicos, acuden de buena fe a sus servicios».