El sector privado debe ser un aliado natural

0
91

El presidente de Datanálisis, Luis Vicente León, señaló que «las decisiones de las multinacionales de considerar perdidas sus inversiones en Venezuela a efectos contables es una pulverización de la confianza».
Así lo señaló a través de su cuenta en la red social Twitter, @luisvicenteleon, y agregó que «la clave para rescatar los equilibrios es inversión y producción privada, y la base para eso es confianza. Y está en su peor momento».

«No hay ningún discurso ni promesa que rescate la confianza perdida. Solo se puede hacer actuando racionalmente y aguantando el chaparrón. Hay riesgo evidente de que el Gobierno intente sustituir al sector privado que se contrae. Pero ninguna oportunidad de que eso funcione», agregó.
Afirmó León que «las transnacionales tiren a cero contablemente sus inversiones en Venezuela no significa que pararán operaciones pero si sus inversiones en dólares. Una vez que las empresas internacionales consideren que lo que tienen en Venezuela vale cero ninguna autorizará nuevas inversiones o financiamiento».
«Las únicas inversiones privadas que se pueden esperar son las de protección patrimonial para proteger los bolívares presos en Venezuela. Una vez que deprecian totalmente el patrimonio en Venezuela, las multinacionales podrían decidir sacar todos sus bolívares represados a tasa libre», precisó.
El también economista añadió que para algunas empresas multinacionales «las perdidas cambiarías en Venezuela serán demoledoras para sus balances y afectarán su valor de mercado» y comentó que «la mezcla de no reconocimiento de repatriación de dividendos e impago de deudas comerciales en dólares es simplemente insostenible».
«Con la elevación dramática del riesgo país y las decisiones de castigo patrimonial en Venezuela, la nación se está quedando aislada a la inversión privada. Ningún gobierno racional puede tratar al sector privado como un enemigo sino como un aliado natural para rescatar producción y oferta», sumó al tiempo que recalcó: «Una ecuación inevitable: más ataque al sector privado y más intervencionismo es igual a más desconfianza, menos inversión y más crisis».