El transporte urbano ya no es un servicio público

0
69

A través de una rueda de prensa ofrecida por los miembros del partido Acción Democrática, la secretaria general, Aida González, expuso uno de los tantos problemas que afectan la rutina diaria de los bolivarenses: el déficit de transporte público.

González asegura que la responsabilidad de esta situación le corresponde a los organismos competentes del estado, «el gobernador trajo una cantidad de autobuses para el pueblo, pero ahora ese pueblo no los ve, no se ve en las calles, tienen que guindarse de una baranda para no caerse, pues en Puerto Ordaz escasamente hay uno que otro autobús», aseguró González.

El alcalde del municipio Caroní, José Ramón López, no se libró de esta responsabilidad, los dirigentes políticos de AD hicieron un llamado al gobierno municipal a involucrarse para la resolución de esta problemática, exigiéndoles una reunión inmediata conjuntamente con su comitiva, con la intención de establecer una mesa de trabajo, en la que se analice la crisis del transporte que actualmente existe en la ciudad.

Ante esta situación, los políticos de AD no van a quedarse de brazos cruzados, prometieron llevar esta problemática a instancias mayores de ser necesario, con tal de que los ciudadanos guayaneses tengan un servicio de traslado cómodo y seguro.

Propusieron varios planes dentro de los cuales está la valoración del ticket estudiantil, ya que este beneficio no es tomado en cuenta por los autobuseros. «Hay muchos jóvenes que no tienen recursos para pagar un pasaje y acuden a comprar estos tickets que hoy en día los colectores no lo están recibiendo», manifestaron.

Dentro de las medidas ofrecidas por el comité político de Acción Democrática está la petición de unidades de transportes estudiantiles, pues aseguran que con esta gestión gubernamental se disminuirían las colas y el exceso de pasajeros en las unidades.

El fortalecimiento del cuerpo policial y tránsito terrestre es otras de las agendas establecidas por la dirigencia política, «con esta decisión se resolvería no solamente una parte de la inseguridad de la ciudad, sino también la disminución de accidentes viales».

Describen que entre las seis de la mañana, 12 del mediodía y seis de la tarde, horas pico en la ciudad, es donde se presenta el problema. Las paradas de los diferentes puntos de la ciudad se colapsan. Trabajadores, amas de casa, estudiantes y niños deben esperar a que las unidades abarrotadas de pasajeros pasen por estos lugares, viéndose comprometida la calidad de vida y la seguridad de los ciudadanos con esta realidad.

En la actualidad los estudiantes deben sufrir para montarse en un autobús, no tienen una unidad exclusiva que les permita llegar a sus hogares temprano, obligando a jóvenes a permanecer en las paradas hasta altas horas de la noche.

«No es justificable que en un país tan rico como este se padezca de este problema que debía de estar hace años superado. A cada hora asesinan a jóvenes en nuestra ciudad, no hay seguridad, no hay un futuro seguro para la juventud que intenta levantarse», aseveró González.

UN MAL DE NUNCA ACABAR

Las camionetas de pasajeros, mal llamadas «perreras» se suman a la gran problemática del transporte público en el estado Bolívar. Desde la avenida Manuel Piar, en San Félix, hasta la avenida Loefling, en Puerto Ordaz, se observan estas unidades abarrotadas de pasajeros.