Electrodomésticos: ¡Imposibles de adquirir!

0
165

Para una familia guayanesa no resulta tan fácil equipar su hogar, puesto que los costos de la línea blanca se incrementaron en comparación con años anteriores. Por esta razón, muchos acuden a la venta de artefactos usados.

Obtener una casa y equiparla ha sido el sueño de todo ser humano. Hace unos años, adquirir línea blanca podía ser fácil para una familia clase media que optaba por créditos bancarios si no lograba completar la suma con sus ahorros. Ahora, ni con la liquidación completa se puede comprar una nevera.

En Ciudad Guayana sufren al hallarse con los precios de los electrodomésticos. Aunque el Gobierno nacional creó, hace dos años, el plan «Mi casa bien equipada» con la finalidad de proporcionar equipos a precios accesibles, el proyecto fue solo un «pañito de humo».

PRECIOS ELEVADOS
La alta tasa de inflación que agobia a los venezolanos es uno de los detonantes a la hora de adquirir los productos. Una nevera, sin escarcha, en cualquier comercio oscila entre los 80 y 90 mil bolívares, mientras que, con escarcha, supera los 100 mil bolívares.

Por su parte, una lavadora automática se consigue por encima de los 320 mil bolívares y una semi-automatica en, aproximadamente, 100 mil bolívares. Mientras que, la lavadora-secadora se oferta entre los 600 y 950 mil bolívares, según la página www.mercadolibre.com, del cual se han tomado estas referencias.

Otros artículos menos costosos como el horno microondas se encuentran entre 40 y 75 mil bolívares, dependiendo la marca. Mientras tanto, el precio de una licuadora se ubica entre 15 mil y 60 mil bolívares; y el de una plancha entre los 12 y 18 mil bolívares.

La disponibilidad de los electrodomésticos se ha ido desvaneciendo porque ya no es el precio actual, sino la poca mercancía que llega al país, por lo que los comerciantes deben adquirirlos fuera del país por el sistema de divisas y anexarles el costo del flete.

¿Y LAS OFERTAS?
El Gobierno nacional ajustó los precios de los electrodomésticos, pero tal parece que los comerciantes (algunos) no han acatado las normas. Los productos para el hogar, desde 2014, han aumentado drásticamente. Las ofertas y los descuentos ya no son el atractivo de los establecimientos comerciales de línea blanca.

Aires acondicionados, cocinas eléctricas, lavadora-secadoras y televisores se convirtieron en artículos de lujo. La variedad de marcas, a disposición de los usuarios, se observaba hace más de 8 años en cualquier local. Ahora, ni eso. Los venezolanos tienen que conformarse con las asiáticas que llegan por convenios con el Estado.