Embajada de Cuba en EEUU reabre el camino diplomático

0
64

Este lunes, 20 de julio, fue un día histórico para cubanos y norteamericanos: la nueva embajada de Cuba en Estados Unidos abrió sus puertas. La sede se ubica en Washington, es un edificio centenario que ha sobrevivido a décadas de enemistad política y dificultades económicas.

Después de 54 años de que el gobierno de Dwight Eisenhower rompiera las relaciones con la Isla y John F. Kennedy poco después levantara el bloqueo más largo de la historia contra una nación, ambas naciones volvieron a abrir sus embajadas.

La bandera cubana ondeando nuevamente en la ciudad de Washington significa el inicio de una nueva etapa entre las dos naciones hacia la normalización de sus relaciones. Pero las dos partes coinciden en que esta segunda fase de negociaciones será más larga y compleja que la precedente, aquella que concluyó con la apertura de embajadas y el restablecimiento pleno de las relaciones diplomáticas.

Sin embargo, el gobierno de Barack Obama no ha fijado la fecha para la ceremonia oficial, por lo que esta tendrá lugar solo en la misión diplomática cubana. El ministro de Relaciones Exteriores cubano, Bruno Rodríguez, es el primer canciller de la isla que visita oficialmente Washington desde 1959.

A LA VISTA DE TODOS

Los tres pisos de mansión de estilo francés, erigidos en 1917 a unos tres kilómetros de la Casa Blanca, pasaron inadvertidos durante años para muchos transeúntes en la histórica calle 16. No había ni banderas ni sellos oficiales que relacionaran con la isla caribeña ese edificio flanqueado por otros inmuebles centenarios.

Solo los más curiosos reparaban en el cartel situado en la verja. Identificaba el edificio como la Sección de Intereses de Cuba y dejaba clara su dependencia de la embajada en Washington de Suiza, el país que ejerció como mediador entre los dos antiguos enemigos de la Guerra Fría durante años de ausencia de relaciones diplomáticas.

Cuenta ahora con un camino de entrada recién pavimentado, una verja con pintura fresca, un nuevo jardín y un mástil instalado a mediados de junio. Es donde se izó la bandera cubana este lunes. En las últimas semanas, la Sección de Intereses ha atraído más miradas: se engalanaba para convertirse en embajada.

CERRADA DESDE 1961

La embajada cerró sus puertas en enero de 1961, tras la ruptura de relaciones diplomáticas, y el edificio quedó vacío, aunque protegido por el Gobierno de la entonces Checoslovaquia, elegido por Cuba para representar sus intereses en el país norteamericano. En 1977, Estados Unidos y Cuba llegaron a un acuerdo para abrir secciones de intereses que les otorgarían una presencia diplomática limitada en las respectivas capitales, y el Gobierno cubano reabrió la mansión en la calle 16.