En Alcasa se agudizan problemas por transporte

0
57

Carlos Galindo, secretario de trabajo y reclamos del Sindicato de Trabajadores de Alcasa (Sintralcasa), acompañado por José Gregorio Torres y José Antonio Acosta, ambos del comité de higiene de la organización gremial, manifestó que los trabajadores están comprometidos con la empresa, pues, pese a que las unidades de transporte no están cubriendo las rutas, la clase obrera se las ingenia para llegar a sus puestos de trabajo.


«La situación del transporte empeora cada día, sin que quienes llevan las riendas de la estatal apliquen los correctivos que puedan minimizar los problemas», expresó el dirigente sindical para hacer énfasis en que más de 800 bolívares diarios gastan los trabajadores en pasajes.

Además, dejó claro que la fuerza obrera hace «vacas» en la planta para comprar las herramientas de trabajo.
Asimismo, destacó que la cláusula nueve del contrato colectivo, establece que la responsabilidad integral del transporte recae en 100% sobre la empresa.

«La estatal está en la obligación contractual, y es su responsabilidad, de suministrar unidades en óptimas condiciones para que todos los trabajadores se trasladen a la empresa».

El dirigente sindical también denunció que además de la inseguridad en la que ponen a la fuerza obrera, los gerentes pretenden darse a la tarea de descontar las inasistencias de los trabajadores, ocasionadas por las fallas de las unidades. Ante tal situación, demanda que el departamento laboral suprima la ausencia para que no llegue a la nómina.

Vale la pena resaltar que la cláusula 33 de la convención colectiva establece que ningún trabajador debe sufrir amonestación salarial por las fallas del transporte. Por tales motivos, dirigentes y miembros del comité de higiene de Alcasa, piden al nuevo presidente de la pionera, Reinaldo Raúl Salas, que asuma la responsabilidad del transporte.

Rechazan que en la empresa pretendan responsabilizar a la clase obrera por las fallas en las unidades. En Alcasa, más de 300 trabajadores se ven en la obligación de pagar pasajes para Upata, El Pao o Ciudad Bolívar, para evitar problemas de inasistencia.

Los sindicalistas demandan que la empresa asuma su responsabilidad, mientras que los trabajadores se encargan de incrementar la producción.