En Amazonas marcharon por malos servicios públicos

0
106

Los habitantes de Puerto Ayacucho decidieron tomar las calles y marchar en protesta por los pésimos servicios públicos que prestan los organismos encargados.

Tal es el caso de la energía eléctrica, cuando hay interrupciones, bajas y subidas del flujo, pésimo alumbrado en las calles, avenidas, sitios de esparcimiento y recreación; la pérdida de alimentos por falta de refrigeración, sin que hasta ahora no exista un organismo que responda por las consecuencias.

Así lo denunció Pedro Torres, quien juntos a su familia se siente afectado por este problema que lleva muchos años, sin que a nadie le duela.

Los ciudadanos aprovecharon la protesta para acudir a la sede de CVG Amazonas para hacer entrega de un documento al presidente del organismo, con la finalidad de que busque una pronta solución a estas anomalías que padecen los habitantes de Puerto Ayacucho.
Otro de los servicios públicos que tiene años sin ser corregido es el suministro de agua potable, que no llega a las comunidades, a pesar que el río padre, Orinoco, está a escasos metros de la ciudad.

De igual manera se dirigieron a las oficinas de salud pública, donde hicieron los planteamientos sobre el brote de malaria, que cada día se incrementa; la falta de insumos en los centros asistenciales, donde los galenos prestan el servicio «con las uñas».

También el hospital el Gran Chamancito, que construía la Gobernación del estado y luego lo entregó a Corpo Amazonas para su culminación, dirigido y administrado por ciudadanos que solo se han limitado en buscar beneficios personales.

 

Se hacen los locos
Entretanto, los habitantes de Caicara del Orinoco también decidieron despertar de la somnolencia en que se encuentran las empresas del Estado Venezolano, cuando se hacen los oídos sordos, mudos y ciegos a sus clamores y denuncias.

Tal es el caso de la empresa Corpoelec, que a juicio de los caicareños, se hace la desentendida a los constantes y reiterados apagones en distintos sectores de la capital del municipio Cedeño.

Así lo manifiesta Juan Vicente Toro Mezones, quien se encuentra preocupado por este problema, ya que en ocasiones ha tenido que sufrir la irresponsabilidad, ineficacia y la falta de sentido común, de quienes están al frente de esta empresa en Caicara.

Asegura que en muchas oportunidades han acudido a Corpoelec para denunciar las interrupciones que ocasionan pérdidas, no solo en alimentos, sino desperfectos, daños a los equipos electrodomésticos y, para colmo, no se consiguen los insumos para repararlos.

Cacerolazo
En la noche del jueves, aproximadamente a las 7.30, hubo varios apagones que provocaron la molestia a los caicareños. Con cacerolas, llamaron la atención de la GNB y a la policía, cuyos funcionarios unos locos que solo buscan perturbar la paz de los habitantes del barrio donde se originó el apagón.