En el Día del Padre Arzobispo de Piura invita a los papás a seguir el ejemplo de San José

0
373

Con ocasión del Día del Padre, que se celebra en muchos países el tercer domingo de junio, un Arzobispo peruano alentó a los papás a que, a ejemplo de San José, custodien “siempre con amor a tu esposa y a tus hijos”.

Mons. José Antonio Eguren, Arzobispo de Piura, al norte de Perú, expresó su “más afectuoso saludo a todos los papás de Piura y Tumbes”, y les alentó a “que San José sea siempre tu modelo a seguir”

“Mi homenaje a los padres, que como cabeza de sus familias y en comunión de amor con sus esposas, ejercen su paternidad engendrando vida para después orientarla hacia su plenitud por medio de la educación humana y cristiana de sus hijos”, expresó.

El Prelado destacó que “la fiesta de hoy es ocasión para afirmar que todos nacemos de un hombre y de una mujer, y que en la relación con papá y con mamá es donde se da el auténtico proceso de la maduración humana”.

“La familia se funda en el matrimonio entre un varón y una mujer, es decir en la unión complementaria de ambos, en las que se enriquecen mutuamente y encuentran en el don de los hijos, el fruto más maravilloso de su amor”, dijo.

Mons. Eguren indicó que “un buen papá es el que se alegra cuando su hijo hace lo correcto animándolo a que persevere en el camino de la verdad, del bien y del amor”.

“Un buen papá trata siempre de enseñarle a su hijo lo que éste aún no sabe, lo corrige cuando comete un error, orienta su corazón a lo más noble y digno, lo protege y le advierte de los peligros, levanta su ánimo ante las dificultades y fracasos, y todo ello lo hace con cercanía, afecto, paciencia y con una firmeza que no humilla”, añadió.

“Querido papá: ama con ternura y fidelidad a tu esposa, porque amar a la madre de tus hijos es lo mejor que un padre puede hacer por ellos. Los hijos al ver el amor estable entre papá y mamá, crecen con seguridad y se proyectan a la vida con confianza”.

El Arzobispo peruano hizo además un llamado a las familias cristianas y católicas “para que Jesús esté en el centro de la vida familiar. De esta manera el amor alimentará las relaciones familiares y el hogar conseguirá del Señor Jesús la esperanza y la fuerza para el camino de la vida diaria”.

“Papá: Que la Misa dominical sea el centro de la semana cristiana de tu familia. No descuides la catequesis en tu hogar. Mediten la Palabra del Señor en espacios de oración familiar y recen el Santo Rosario juntos, una oración tan fácil y al mismo tiempo tan rica y poderosa que merece ser recuperada en el hogar cristiano”, dijo.

El Prelado recordó luego que este 16 de junio la Iglesia celebra también “la Solemnidad de la Santísima Trinidad, el misterio de los misterios, ocasión en que confesamos que Dios es uno solo y a la vez trinidad de Personas, es decir, tres Personas de una sola naturaleza divina e iguales en su dignidad”.Aciprensa