En Primero de Mayo denuncian acoso

0
106

Los afectados expresaron que el delincuente desde ese día «anda haciendo desastre». Lenis Hernández y Mileydis Hernández, indicaron que «El Robert» y otros sujetos entraron a su casa, echaron tiros y tiraron bombas molotov. En la vivienda estaban seis menores de edad con el hermano y sobrino de las hermanas Hernández. Así mismo informaron que el lunes en la madrugada se robaron dos aires de ventana de la residencia.

Moradores del sector comentaron que son seis las familias afectadas, quienes se sienten aterrorizados por lo que está sucediendo. «Son muchas las personas que no quieren denunciar, por temor a que «El Robert» tome represalias en contra de ellos». Por lo sucedido los padres de familia decidieron sacar a sus hijos del barrio, «esa es la única forma de resguardar la vida de los muchachos».

LOS HECHOS
La madrugada del domingo un trío de delincuentes acabaron con la vida de José Miguel Franco Bermúdez, quien se encontraba en una fiesta en la calle 8 del sector Primero de Mayo. A eso de las dos Bermúdez decidió irse de la fiesta a su residencia ubicada en la calle tres. A los pocos metros fue interceptado por tres sujetos que al parecer tuvieron una discusión con él; en el intercambio de palabras uno de ellos sacó un arma y le disparó a José Miguel, dejándolo tendido en el pavimento.
La gente que se encontraba en la reunión al escuchar el sonido de los disparos, salieron corriendo a ver qué pasaba, encontrándose con el cadáver de Bermúdez en plena calle. Los allegados lo llevaron a la clínica Manuel Piar, donde ingresó sin signos vitales.
Vecinos que se encontraban comentando el hecho, vieron una comisión de la Guardia Nacional adscrita al Destacamento de Seguridad Urbana (Desur), e informaron sobre lo sucedido. De inmediato los oficiales comenzaron la búsqueda de los homicidas.
A los pocos minutos avistaron a los sospechosos frente a una casa en la calle 8 del sector. Los aprehendieron y fueron llevados a la sede de Desur, quedando identificados como Gabriel José Abano de 24 años de edad, Carlos Eduardo Coro Coro de 19 y un menor de 16 años, quien al parecer fue el que accionó el arma contra Bermúdez.

HACEN UN LLAMADO
Las seis familias agraviadas hacen un llamado a los organismos policiales, para que realicen patrullaje en la zona y logren acabar con la zozobra en la cual viven desde el domingo. Indicaron que sus hijos no tienen nada que ver con el crimen de José Miguel Franco Bermúdez.