Enfermo ocupacional de Carbonorca inició huelga de hambre

0
110

La orden que dio Ángel Marcano, mientras estuvo al frente de la Corporación Venezolana del Aluminio no fue tomada en cuenta por quien preside la dirección ejecutiva de Carbonorca.


Estas fueron las palabras expresadas por Edgar Campos, trabajador y enfermo ocupacional de la fabricadora de ánodos de carbón, quien desde la mañana de este lunes empezó una huelga de hambre en el portón del área administrativa de la empresa.

El motivo que dio pie a tal acción tiene que ver con el despido al cual fue objeto, por parte de la Inspectoría del Trabajo «Alfredo Maneiro» en la providencia administra número 1235, la cual deja claro que el trabajador es desincorporado de su puesto por trasladar sin consentimiento de su superior un camión de polvillo.

 

REFUTA ARGUMENTOS
Pese a los argumentos expuestos en la providencia, Campos explicó que ese día fue a la empresa para solicitar un préstamo de emergencia, sin embargo, le pidieron la colaboración para mover un payloader, pues el de la empresa contratista Susubeca se encontraba dañado.

Además, aseguró que nunca ha robado el patrimonio público y tampoco rompió ningún equipo ni maquinaria durante sus años de servicios en la fabricadora de ánodos de carbón.

Como un pase de factura, califica Campos la acción emprendida por el presidente de Carbonorca, Juan José Méndez, luego que durante la gestión de Gil Barrios en la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), Campos denunció que en la estatal tienen tiempo vendiendo toneladas de polvillo a precio de dólar, pero la administración de la empresa tiene aproximadamente cinco años que no compra implementos de seguridad para el trabajador. «Ángel Marcano se comprometió conmigo y le pidió a la gerencia que me incluyera en la nómina pasiva para que pudiera salir jubilado de la empresa».

Con un informe emanado por el Instituto Nacional de Prevención, Salud y Seguridad Laborales (Inpsasel), desde el mes de enero Campos está a la espera de la evaluación del puesto de trabajo que ocupó.
Asegura que su despido de la estatal es injustificado, y pide a la directora regional del despacho laboral, Angélica Barroso que reconsidere la providencia emitida.

NO INVIERTE
El operador de maquinarias sostiene que la administración de Carbonorca recibe ingresos en dólares, pese a ello no invierte en los equipos de protección personal (EPP), para ser distribuidos entre la clase obrera de la industria. Además manifiesta que hasta tanto no reciba respuestas seguirá apostado en el portón.