Entre Colinas y Tepuyes

0
5647

Salvemos Minerven (II parte)

La industria minera es actualmente el sector con mayor potencial de éxito en Venezuela, debido a las grandes reservas, capacidad de procesamiento, los altos precios del oro y un personal altamente calificado que desde Minerven, apuesta con su esfuerzo al desarrollo del país.

Ese éxito depende de las posibilidades que pueda tener Minerven para recuperar sus niveles de productividad, sobre todo en momentos donde nos planteamos el impulso del Proyecto de Desarrollo Arco Minero del Orinoco. Es allí donde lamentamos que cuando se requiere incrementar nuestras reservas de oro, para hacer frente a la situación de crisis económica derivada de las consecuencias del más brutal bloqueo financiero, tengamos nuestra única y principal industria aurífera casi paralizada y sus privilegiadas estructuras en proceso de desmantelamiento.

Es criminal lo que algunos permiten en Mineven, una empresa que en 2009, con solo dos plantas, menos yacimientos asignados, menos equipos  y menos trabajadores, supero las 4 toneladas de oro producidas, pero luego de la nacionalización que correctamente Chávez ordenó en 2011, con planes de superar las 10 toneladas de oro hacia 2015, hoy sus directivos hayan hecho descender su producción a menos de 500 kilos anuales.

Por extrañas razones, luego de 2011, Minerven entró en una situación de colapso y crisis profunda en medio de la más inaudita desidia, negligencia, ineficiencia y corrupción gerencial que ha llevado a casi cero los niveles de producción, rendimiento financiero y la responsabilidad social que se tiene con los trabajadores y las comunidades. Triste papel del actual Presidente Nino Angulo, quien en una especie de huida hacia adelante, no atiende las advertencias de los trabajadores, pero hace publicidad grosera con una visita a Planta Camorra como si se tratara de un hecho trascendental y no de su responsabilidad cotidiana.