Entre Colinas y Tepuyes

0
7205

Minería con Soberanía

Quienes creemos firmemente en la minería como alternativa económica para el desarrollo del país, lo hacemos sin renunciar jamás a los principios que nos obligan a cuidar y defender una actividad minera que sea ejercida con soberanía plena desde el Gobierno Revolucionario en compañía del pueblo y de quienes hacen minería con honestidad para el sustento y crecimiento económico familiar.

Es nuestro deber mantener el respeto y la armonía a las normas para preservar y defender el ambiente, al tiempo que reclamamos con justicia, el cumplimiento de la responsabilidad social con las comunidades y pueblos aledaños que ayude a resolver los problemas estructurales que hoy los mantiene en condiciones de máxima exclusión social.

Es necesario insistir ante nuestro Gobierno Nacional y ante las máximas instancias de dirección política de la Revolución Bolivariana, en la revisión profunda del Arco Minero del Orinoco, como proyecto de desarrollo nacional. Es oportuno que advirtamos a nuestro líder Nicolás Maduro sobre las desviaciones y omisiones que se cometen en el cumplimiento del Modelo de Minería Ordenado por Chávez, que debería estar siempre en armonía perfecta con el ambiente. No es posible que sigan presentes razones extrañas que no permiten avanzar en el ordenamiento de la explotación minera, para que definitivamente sea nueva fuente de ingresos para todo el país.

Pese a las críticas y a las falsas acusaciones que se puedan seguir haciendo sobre mí, no dejaremos de insistir en que le siguen mintiendo al Presidente Maduro en materia de política minera. Es oportuno que se revise el papel cumplido hasta ahora por el Ministerio para el Desarrollo Minero Ecológico y cómo desde ese organismo se despacha el asunto con una foto y una declaración a la prensa, sin tocar jamás el fondo del asunto. Áreas decretadas para la pequeña minería donde el actual ministro no ha visitado jamás, firmas de «alianzas» donde se esconden muchos elementos cuya única vinculación con los pequeños mineros es para explotarlos, sin dejar de mencionar el privilegio legal, económico y financiero a favor de iniciativas 100% privadas que día a día se hacen más prósperas sobre los escombros de nuestra MINERVEN destruida por ellos y a costa del sudor mal pagado de nuestros trabajadores mineros que son explotados, reprimidos y perseguidos por nuevas corporaciones mineras y «mafias institucionales» que reproducen el viejo esquema de concesiones mineras que Chávez ordenó sustituir.

Ha sido un acierto adscribir MINERVEN al Ministerio de Industrias y Producción Nacional, pero todavía quedan cosas pendientes que deben ser atendidas. Se ha violentado el esquema de inversión mediante el modelo de empresas mixtas con mayoría accionarial del Estado. Se burla el esquema de atención social a las comunidades mineras,  mientras Cano y Angulo celebran el éxito de una corporación privada de 30 millones de Euros, El Callao y Guasipati no tienen agua potable desde hace 6 meses por una bomba en Puente Blanco que no superaría los 200 gramos de oro en inversión.

Con MINERVEN cerrada, hemos pasado de ser productores de oro a simples compradores dentro de un esquema nada democrático que desangra al Estado Y hace del minero real una víctima de intermediarios que el BCV sigue privilegiando con prefinanciamientos.

Finalmente seguimos en mora con el pueblo minero al no concretarse la activación del Fondo Social Minero. Hagamos minería, pero con soberanía. Cumplamos el mandato de Chávez y ayudemos a Nicolás Maduro para que volvamos a ser potencia. Aldrin Torres / Dirigente Revolucionario PSUV