Es difícil saber cuándo Brasil saldrá de la primera ola de contagios por Covid-19, afirma infectólogo

0
492

RÍO DE JANEIRO.- La situación de COVID-19 que vive Brasil no se caracteriza por una sola gran pandemia sino por la coexistencia de varias fases de la pandemia al mismo tiempo, según aseguró a Xinhua el infectólogo Unaí Tupinambás, profesor en la Facultad de Medicina de la Universidad Federal de Minas Gerais (UFMG).


“Brasil podría representar el mundo, porque tiene varias epidemias. Algunas están en el final de la primera ola, otras están empezando la segunda…es difícil saber cuándo Brasil saldrá de la primera ola, que es muy alargada y alta, de más de 30.000 casos y mil muertes por día desde hace dos meses”, explicó Tupinambás.
A pesar de que el Ministerio de Salud de Brasil afirmó la semana pasada que en las próximas tres semanas sería posible decir si el país tendría una reducción significativa del número de casos y fallecimientos por la COVID-19, para los especialistas, es muy difícil de especificar un punto de inflexión en el país y esto también tiene que ver con la manera de organizarse durante el brote.
“Lo que llama la atención es la municipalización de la pandemia. No hubo una centralización de las acciones, como se esperaba que hiciera el Ministerio de Salud. Cada alcalde y gobernador actuó según su propia visión, sin una orientación centralizada”, lamentó.
Para Tupinambás, “esto dificultó mucho el enfrentamiento de la pandemia, con ciudades como Manaos, Fortaleza o Sao Paulo alcanzando el primer pico tempranamente, y luego Río de Janeiro o Manaos corriendo el riesgo de sufrir una segunda ola”.
Miembro del comité de enfrentamiento del coronavirus de la UFMG y de la alcaldía de Belo Horizonte, el especialista alertó que en algunas ciudades y estados que ya pasaron por la primera ola, hay posibilidad muy alta de un rebrote.
De hecho, estados como Río de Janeiro o Bahía volvieron a presentar un aumento de casos de la pandemia, algo que Tupinambás atribuyó a que “el aislamiento y la flexibilización de las medidas de forma inadecuada, en el momento equivocado, pensando que ya estaban libres de la primera ola, y esto provocó que las personas se relajaran”.
En el caso de América Latina, que no logra reducir la curva de contagios, hay varios aspectos que ayudan a mantener la alta incidencia de la pandemia, como el sistema de salud precarizado y la falta de testeos por la enfermedad, en boca del entrevistado.
Por otra parte, el experto brasileño puso como ejemplo los casos de mayor éxito en la región, como Argentina, Paraguay y Uruguay. “Tuvieron una gestión centralizada. Cuando se centralizan las medidas y hay un respaldo político y económico del gobierno central, las provincias siguen las orientaciones correctas y adecuadas, basadas en la ciencia, por lo cual se espera que el enfrentamiento de la COVID-19 sea más exitoso”, subrayó. Xinhua