¿Es Diosdado Cabello el hombre fuerte del régimen?(y II)

0
111

Los ataques contra Diosdado Cabello se incrementaron desde hace algunos meses, En verdad, han existido casi desde que se inició el régimen chavista. El problema se agravó ante los ataques internacionales, principalmente de los medios de comunicación norteamericanos y españoles. De inmediato, Maduro lo defendió con gran firmeza. Al pasar los días, se dieron cuenta de que esa defensa no era suficiente.

Circunstancialmente, hubo la visita a Caracas del embajador Thomas Shannon, consejero del Departamento de Estado, los días 7, 8 y 9 de abril, con la finalidad de conversar con Nicolás Maduro. La molestia de Venezuela por el decreto presidencial del gobierno norteamericano, sancionando a algunos altos funcionarios, podía comprometer el éxito del presidente Obama. La reunión significaba una reorientación de su política exterior. La forma en que se desarrolló la Cumbre mostró que se habían logrado ciertos acuerdos entre los dos gobiernos.

La segunda visita, a mi criterio, fue promovida por Nicolás Maduro y la canciller Delcy Rodríguez con objetivos perfectamente determinados El regreso del embajador Shannon mostró que Estados Unidos consideró conveniente el acercamiento con Venezuela, una ficha importante en las negociaciones con Cuba, en las conversaciones de paz de Colombia y en el problema político haitiano. Pienso que las conversaciones fueron positivas, lográndose algún acuerdo que provocó el viaje a Haití. Estoy convencido de que el objetivo de Maduro era buscar un cambio en la percepción de Estados Unidos sobre Diosdado Cabello. Era necesario fortalecer su imagen. Lo primero fue enviarlo como jefe de una delegación a tratar asuntos oficiales con el Brasil. Protocolarmente fue recibido por Dilma Rousseff. Un rumor me llamó la atención. Se habló de una discreta visita de Diosdado a Lula da Silva, viejo amigo de Thomas Shannon. Era importante su respaldo para la siguiente parte del juego.

La maniobra consistió en enviar a Diosdado Cabello como parte de la comitiva encabezada por Delcy Rodríguez con la finalidad de asistir a una importante reunión con el presidente Michell Martelly, junto a los embajadores Thomas Shannon, Pamela White y Thomas Adams representantes de Estados Unidos. Es claro que el tema a discutir no era Venezuela, sino el delicado asunto de la no convocatoria a elecciones en Haití. De todas maneras el mensaje fue claro. Diosdado Cabello representa no solo el Poder Legislativo, sino que es parte fundamental del estatus político gobernante en Venezuela. Sin duda, el acuerdo entre Maduro y Cabello es una realidad. Hay que saberlo… Lo doloroso es observar la contradictoria política de Estados Unidos. Se imponen más sus intereses que los valores democráticos. Esta realidad no debe extrañarnos. Es la esencia de la política internacional. Es necesario que la oposición democrática lo entienda plenamente.

fochoaantich@gmail.com @FOchoaAntich