España cierra campaña sin claro favorito para gobernar

0
138

El auge de los partidos emergentes hizo añicos la esperanza de un ganador con mayoría absoluta, por lo que se augura que España tendrá un Gobierno de al menos dos partidos.
España dio punto final a una campaña electoral en la que cuatro formaciones pusieron sus apuestas en la mesa para hacerse con el Gobierno tras los comicios de este domingo.
El auge de los partidos emergentes hizo añicos la esperanza de un ganador con mayoría absoluta, por lo que se augura que España tendrá un Gobierno de al menos dos partidos.
Todo apunta a que en España, un país con una población envejecida que en su mayoría es decididamente de derecha, el conservador Partido Popular (PP) seguirá siendo la principal fuerza política por mayoría de votos, aunque no suficientes para gobernar en solitario.
El opositor Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Ciudadanos y Podemos entraron en pugna por el segundo lugar.
La lucha entre estas formaciones la evidenció el líder del PSOE, Pedro Sánchez, acusando a las toldas emergentes de querer dañar a su cúpula.

«Hay un partido que puede y quiere ganar al PP, que es el PSOE, y hay otros dos partidos que han renunciado a ganar al PP y en lo que están es en dañar al PSOE», aseveró.
Sin embargo, esto no provocó que los líderes de estas formaciones dieran lo mejor de sí durante la contienda electoral.
El aspirante socialista tuvo una campaña «indefinida», la cual se vino a menos tras los dos debates que protagonizó.
El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, se vino «de más a menos fallando en los momentos decisivos de los debates, además las polémicas declaraciones e inexpertas actuaciones de muchos candidatos de su partido en las últimas semanas no ayudaron», afirma el politólogo español Fran Delgado.
Al tiempo, el jefe del Gobierno español y candidato a la reelección por el PP, Mariano Rajoy, «llevó a cabo una campaña de bajo nivel, jugando a conservar y no arriesgando, que fue diseñada de forma muy inteligente para un target electoral específico, fundamentalmente población mayor, con el que ha conectado y seguro será clave para que finalmente gane o no el domingo», señala.
Por otro lado, Delgado destaca la participación del que, a su juicio, llevó mejor la contienda electoral: Pablo Iglesias, secretario general de Podemos.

Remontada

«Iglesias realizó una campaña inteligente que tuvo como guía la palabra ‘remontada’ que le ha servido para la movilización de un electorado que había perdido la confianza en su partido. Ha sido el ganador global de los debates y su imagen cansada y desganada cambió», asegura Delgado.