Estrategia imperial 2015: desaparecer nuestras fronteras

0
46

Los ataques más recientes del imperialismo estadounidense contra el pueblo de Venezuela y el gobierno popular de la Revolución Bolivariana, poseen características que denotan nuevas estrategias en la agenda desestabilizadora que desde la llegada del Comandante Chávez al poder han venido aplicando sistemáticamente con apoyo en los apátridas oposicionistas hoy conjurados en la MUD.

Por una parte se reavivan de la nada, pretensiones sobre nuestro Esequibo venezolano por parte de un gobierno proto-imperialista que sin basamento ni justificación lógica, pretende hacerse de nuestro territorio. El agravante mayor de la nueva pretensión guyanesa es el doble frente que abre la demanda, por una parte atacan nuestras riquezas naturales energéticas en alianza con la Exxon Mobile y por la parte política bloquean cualquier posibilidad de diálogo como mecanismo de resolución de conflictos buscando una escalada diplomática que torne la disputa en términos militares, buscando con ello desestabilizar el gobierno revolucionario pero además deslegitimar en el mundo al Presidente Maduro.

Por el lado opuesto de nuestra frontera, la estrategia imperial es muy similar, tiene dos frentes: uno económico donde el contrabando y ataque a la moneda venezolana se conjugan para motorizar la guerra económica denunciada por el Presidente Maduro. Por otra parte, la política pretender ser sustituida por la violencia del paramilitarismo: asesinatos, robos, secuestros, ataques a los cuerpos de seguridad, caos y muerte es la agenda de los enemigos de la Patria bolivariana.

En resumen dos escenarios opuestos geográficamente pero sometidos a la misma estrategia imperial, el ataque a nuestra economía y la sustitución de la política por la violencia, el objetivo final es el mismo independiente de los matices de cada frontera: desdibujar nuestros límites, convertir en enemigos a nuestros vecinos y «militarizar» el conflicto para hacer de Venezuela un país en crisis humanitaria, vulnerar nuestra estabilidad y promover con anuencia internacional una intervención sobre nuestro territorio.

Frente a este nuevo ataque la respuesta audaz de la Revolución Bolivariana es conciencia y más conciencia popular y la promoción de «la frontera de paz» como herramienta para la atención y superación de la crisis. No podemos vacilar un segundo, el enemigo esta muy bien identificado, es el imperialismo norteamericano, los lacayos de turno que le facilitan su accionar solo son parte de su estrategia, ni el pueblo guyanes, ni el colombiano son los causantes de la crisis ni enemigos de la patria venezolana, pero si sus gobiernos pitiyanquis y corruptos que sirven a los más oscuros intereses de quienes solo ven a nuestro país para robar sus riquezas y doblegar a nuestro pueblo.

@hugocabezas78