Europa bajo presión

0
106

Roma.- Los gobiernos europeos están sometidos a una creciente presión para evitar nuevas tragedias marítimas de migrantes, mientras empiezan a conocerse desgarradores detalles sobre quienes perecieron en uno de los peores naufragios en el Mediterráneo.

La crisis que ha abierto este naufragio, que provocó el pasado fin de semana la muerte de 800 personas frente a las costas de Libia, centrará la cumbre extraordinaria de la Unión Europea (UE) del jueves.

Se sabe ahora que la mayoría de quienes iban en el barco de 20 metros de eslora, estaban encerrados y hacinados en una bodega del navío, al momento en que este colisionó con un carguero portugués que había acudido en su ayuda.

El martes, los 28 supervivientes llegaron a Sicilia, entre ellos dos miembros de la tripulación, que fueron arrestados. Las autoridades solo han podido rescatar 24 cuerpos.

Los migrantes habían pagado por el viaje entre 330 y 660 euros, según la fiscalía de Catania.