Expresidentes no tenían permiso

0
116

El vicepresidente Ejecutivo, Jorge Arreaza, indicó que a los expresidentes Andrés Pastrana (Colombia), Sebastián Piñera (Chile) y Felipe Calderón (México) se les había notificado que no podían pasar a visitar al dirigente Leopoldo López en la cárcel de Ramo Verde, ya que no fue emitido ningún permiso por parte de la cancillería, ministerio de Interior y Justicia o algún organismo competente.
Las declaraciones las formuló Arreaza durante el foro internacional Neoliberalismo y Derechos Humanos: Hablan las Víctimas, donde señaló que hablaron con la Cancillería de todos cada uno de los países de los exmandatarios y les notificaron «que no vayan y no pierdan el viaje».
«Quieren un espectáculo», aseveró el vicepresidente y agregó que Piñera, Pastrana y Calderón fueron llevados a la cárcel de Ramo Verde por la oposición a hacer «el show».
Afirmó que esta Venezuela no se parece en nada a la de hace 16 años, a pesar de que no se ha terminado de construir el socialismo porque «apenas es un modelo en construcción».
Señaló que cuando el capitalismo tiene el poder «violan los derechos humanos» e indicó que el capitalismo cuando pierde el control institucional apela a la guerra económica.
«Apelan a los factores económicos para tratar de instaurarse en el poder».
Arreaza afirmó que se comunicó con los embajadores de Chile y de Colombia en Caracas «muy temprano en la mañana» del domingo para informar de los permisos que debían tramitarse para efectuar tal visita y que no habían sido hechos.
«No han pedido autorización, no han hecho contacto con la Cancillería, no han hablado con el Ministerio del Interior y Justicia, no se ha evaluado solicitud ninguna. En consecuencia, díganles que no vayan, que no pierdan el viaje, porque interpretaríamos que lo que buscan es un espectáculo mediático, un show», dijo Arreaza sobre la advertencia que había hecho el domingo.
«Ellos dicen que nosotros impedimos que entraran (en la cárcel); mentirosos. Con todo respeto, ellos pueden venir y hacer las reuniones que quieran, pero lo que no pueden hacer es pretender engañar al pueblo y violentar las leyes», resaltó.