Falleció el maestro José Antonio Abreu

0
1997

Este sábado falleció el maestro José Antonio Abreu, fundador de la Orquesta Nacional Juvenil de Venezuela y el Sistema Nacional de Orquestas Sinfónicas Juveniles, Infantiles y Pre-Infantiles de Venezuela.

José Antonio Abreu, fundador del Sistema Nacional de Coros y Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela falleció la tarde de este sábado en Caracas. Tenía 79 años.

El artista siempre tuvo en mente una misión: democratizar la música.

Economista, político, gerente cultural, pero por sobre todas las cosas un firme creyente del poder transformador de la música, a la que se dedicó desde la composición, la ejecución del piano, el clavecín o el órgano, la dirección y la docencia, Abreu concibió la gran creación de su vida -conocida hoy como el Sistema- como “un proyecto social porque aspira a aplicar la música al desarrollo del hombre, y nacional porque aspira a que todo el país participe de él”.

Todo se inició hace 40 años atrás con una orquesta integrada por 11 jóvenes ejecutantes que cada sábado se reunían a ensayar en el Ateneo de Caracas, que por aquel entonces presidía María Teresa Castillo.

El sueño aún no tenía una sede como en Centro de Acción Social por la Música. Pero no importaba, Abreu estaba consciente de que el comienzo no sería fácil en un país que secularmente le prestaba poca atención a la cultura.

Él y sus pupilos en aquella Orquesta Sinfónica Nacional Juvenil no desmayaron, y si había que tocar en el jardín de la casa de algún conocido, pues se hacía.

Cuatro décadas se dicen fácil, pero sin la persistencia del músico trujillano, hoy el Sistema de Orquestas, que atiende a alrededor de 500 mil jóvenes venezolanos, no sería lo que es: un modelo de educación musical que ha sido replicado en ciudades como Boston, Los Ángeles, Nueva York, Londres, Milán, Roma, Oslo, Toulousse y Ámsterdam.

Un fenómeno masivo

La obra de José Antonio Abreu es también mucho más: un acto de revitalización de la música académica que antes de la irrupción del Sistema estaba destinada a seducir a públicos selectos, interesados en las composiciones clásicas, o a ser música para los museos, pero que luego de éste se convirtió en un fenómeno masivo, capaz de encantar a expertos en la materia y también a adolescentes y adultos que gracias a jóvenes directores nacidos en el Sistema como Gustavo Dudamel, Diego Matheuz, Christian Vásquez, Edicson Ruiz, Joshua Dos Santos o José Ángel Salazar descubrieron el brío, la fuerza, la pasión y la poesía de las obras de Beethoven, Mahler, Haydn, Mozart, Bellini, Wagner, Ginastera, Estéves y otros tantos creadores quienes han seguido sonando en las interpretaciones de instrumentistas de no más de 30 años.

Música y economía

Abreu nació en Valera, estado Trujillo, el 7 de mayo de 1939. Comenzó a estudiar música con Doralisa Jiménez de Medina, en Barquisimeto. Más tarde, asistió a la Academia de Declamación Musical de Caracas en 1957, donde estudió piano con Moisés Moleiro, el órgano y clavecín con Evencio Castellanos y composición con Vicente Emilio Sojo en la Escuela Superior de Música José Ángel Lamas.

Simultáneamente, estudió Economía. Pero siempre se sintió músico. En 1967, recibió el Premio Nacional de Música Sinfónica por sus habilidades como compositor. Durante las décadas de 1960 y 1970 impartió la cátedra de Economía en distintas universidades de Venezuela. Entre 1989 y 1995 se desempeñó en los cargos de Ministro de la Cultura, Vicepresidente y Director del extinto Consejo Nacional de la Cultura (Conac).

Así recordó en la edición conmemorativa de los 104 años de El Universal, la primera gira internacional de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar, buque insignia del Sistema: “Fue en 1975 (año que se toma como el del nacimiento del Sistema). Resulta que el presidente de México, Luis Echeverría Álvarez, visitó Venezuela, y hubo un concierto en su honor en la Casa Amarilla. Al final de la presentación, él se me acercó y me manifestó su deseo de llevar la Sinfónica Juvenil a su país. Así, se planificó una gira que abarcó Ciudad de México, Puebla y Cuernavaca”.

Hoy son pocas las ciudades del mundo en las que las orquestas que integran el Sistema no se han presentado. Su impacto tampoco se ha hecho esperar: desde el maestro mexicano Carlos Chávez hasta sus homólogos como Claudio Abbado, Giuseppe Sinopoli, Simon Rattle, Zubin Mehta y Eduardo Mata se han sumado a las constantes ovaciones que reciben las actuaciones de las orquestas del Sistema.

El director de la Orquesta Filarmónica de Berlín, Simon Rattle, ha dicho: “El maestro Abreu ha dedicado su vida a cambiar la vida de generaciones de jóvenes a través de la música y del Sistema. Gracias a su influencia, más y más gente joven de todo el mundo puede beneficiarse del poder de la música para llegar a todos y lograr un cambio”.

El desaparecido director de orquesta italiano, Claudio Abbado, dijo: “Ya el Sistema no es sólo de Venezuela; todos los países, incluso aquellos que son capitales musicales y artísticas importantes, lo están conociendo y lo quieren imitar porque no existe en otra parte del mundo un programa de estas dimensiones y tan nobles propósitos. Estoy profundamente conmovido al apreciar el desarrollo alcanzado por estos jóvenes talentos venezolanos”.

Valor global

La obra de José Antonio Abreu, reconocida con premios como el Príncipe de Asturias de las Artes 2008 y el Polar Music Prize 2009, entre muchos otros, es una partitura inconclusa. La siembra es demasiado honda como para que se desvanezca con su ausencia.

Como decía el propio maestro Abreu, la meta es “seguir creciendo hasta convertirse en emblema de la grandeza espiritual de Venezuela. Nuestro objetivo es alcanzar al millón de jóvenes tocando y cantando. Crear una orquesta en cada comuna, en las escuelas, orquestas para jóvenes con discapacidades”.

Parte de estos sueños están en plena materialización. EN/EU