Falta de actividad física afectó salud de mujeres de entre 50 y 70 años en Brasil

0
338

SAO PAULO.- La inactividad física en las cuarentenas implementadas en Brasil para contener la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19) empeoró la salud de mujeres de entre 50 y 70 años, según un estudio de la Universidad de Sao Paulo (USP) divulgado este martes.


El informe indicó un estado de sedentarismo que ya se detectaba para esa franja etaria antes de la pandemia, pero que se agravó ahora, señaló un comunicado de la Fundación de Amparo a la Investigación del Estado de Sao Paulo (Fapesp), que financió el ensayo científico.
Las pruebas realizadas después de las primeras 16 semanas de confinamiento en 34 mujeres de entre 50 y 70 años mostraron un empeoramiento de la salud general, incluida la pérdida de fuerza muscular y acondicionamiento aeróbico, así como un aumento de los niveles sanguíneos de colesterol y hemoglobina glucosilada, dos factores de riesgo de trastornos metabólicos.
Los resultados completos de la investigación fueron publicados en la revista «Experimental Gerontology».
Para Carlos Bueno Junior, uno de los autores de la investigación y profesor de la Escuela de Educación Física y Deporte de la Universidad de Sao Paulo, «es importante señalar que estas mujeres ya eran consideradas físicamente inactivas antes del inicio de la pandemia, es decir, no tenían una rutina de ejercicios estructurada».
Con el confinamiento, agregó, «empezaron a moverse aún menos, ya que dejaron de hacer actividades como pasear al perro o ir de compras, jugar con sus nietos, caminar hasta la parada del autobús o incluso ir al trabajo».
Los científicos de la USP están estudiando el comportamiento en el confinamiento desde el inicio de la pandemia y el primer rango etario investigado fue el de mujeres de entre 50 y 70 años.
Para evaluar la aptitud cardiorrespiratoria, las voluntarias fueron sometidas a una prueba de caminata de seis minutos y se tomaron muestras de sangre, a través de las cuales se analizó el perfil de glóbulos blancos y rojos, niveles de colesterol, glucosa en sangre, insulina y niveles de hemoglobina glucosilada (prueba capaz de indicar el riesgo de diabetes tipo 2).
De acuerdo con el estudio, los valores en laboratorio tras 16 semanas de confinamiento y sin actividad física regular indicaron un aumento del 39,8 por ciento en la tasa de insulina, del 9,7 por ciento en la hemoglobina glucosilada y del 1,3 por ciento en la glucemia (valor considerado no significativo).
El nivel de colesterol total aumentó un 8 por ciento y hubo una caída de 10 por ciento de plaquetas en la sangre, un fenómeno cuyas causas e implicaciones aún se están investigando.
La prueba de caminata arrojó que se perdió el 4,4 por ciento de capacidad aeróbica y que la fuerza muscular se redujo 5,6 por ciento.
«El estudio muestra que, en el contexto de la pandemia, algo que ya era malo ha empeorado aún más. El riesgo de desarrollar enfermedades crónicas aumentó y, para quienes ya tenían problemas cardiovasculares o metabólicos, se agravó la condición», según el informe.
«Con tan solo 16 semanas, ya era posible notar cambios significativos en algunos de los parámetros evaluados y, con la prolongación de la crisis sanitaria, las implicaciones para la salud tienden a ser cada vez mayores. Es necesario pensar en formas de promover la actividad física de manera segura durante este período», agregó el estudio.
Para Bueno Junior, la práctica de actividad física durante el período de aislamiento social es fundamental no sólo para la salud física sino también psicológica.
«Una de las propuestas es hacer ejercicio en casa, con la ayuda de plataformas virtuales. Pero en el caso de las personas mayores o con limitaciones físicas, es importante contar con algún tipo de orientación profesional personalizada durante el entrenamiento, ya que el riesgo es mayor», dijo el profesor.
Advirtió que muchas personas creen que pasar una hora en el gimnasio las autoriza a quedarse frente a la televisión el resto del día o tener libertad para comer lo que sea.
«Lo importante es reducir el sedentarismo, el tiempo que uno pasa sentado o acostado», indicó. Xinhua