Fedecámaras Bolívar: La importancia de la responsabilidad ciudadana durante la flexibilización ampliada

0
279

El sector empresarial representado en Fedecámaras Bolívar ha demostrado su preparación para desenvolverse de manera continua, siguiendo normativas de bioseguridad y contribuyendo a la recuperación económica de la región, tras el impacto de la pandemia por covid-19; sin embargo, considera que el éxito de la ampliación de la flexibilización reside en el sistema compartido de responsabilidad en la aplicación de las normas de bioseguridad, tanto desde el sector empresarial, como desde la ciudadanía.

Ante la solicitada decisión de la administración del presidente Nicolás Maduro de ampliar los sectores incluidos en la flexibilización, los empresarios ven una gran cuota de responsabilidad sobre ellos y sobre los ciudadanos, para alcanzar la permanencia de estas medidas, en el tiempo previo a una solución definitiva para la covid-19.

Para el presidente de nuestra institución, José Alfredo Olivo, de lo que hagamos como sector empresarial dependerá que la administración de Nicolás Maduro siga apostando a una apertura de la economía. En la medida que ayudemos y apoyemos a la sociedad, seguiremos abiertos y ganaremos todos. En el cumplimiento de las normas de bioseguridad dependerá que se siga apostando por la apertura de la economía.

Las empresas están poniendo todo su esfuerzo y siguen apostando a Venezuela, a través del mantenimiento de las nóminas, el pago de las obligaciones tributarias, en un contexto de escasez de combustible, deficiencia de servicios públicos, paralización impuesta, y poca flexibilidad por parte del gobierno al respecto. Esto ha contribuido a la disminución de la capacidad económica de inversión y reinversión, por lo cual promovemos la reactivación de la economía en su totalidad.

Lamentablemente la Covid-19 aún no tiene fecha límite, y debemos asumir responsabilidades compartidas entre empresa, gobierno y sociedad.

A estas alturas, tras meses en pandemia, todos sabemos cómo cuidarnos, así que la principal responsabilidad es obligarnos a aplicar protocolos de bioseguridad, tomar las medidas y tener las precauciones.

Desde el mes de mayo, Fedecámaras está abogando por la apertura estructurada de los distintos sectores, con el objetivo de salvaguardar la economía del país, debido a la ausencia de planes de estímulo para las empresas y para el consumo.

Para Carlos Fernández, primer vicepresidente de Fedecámaras, el que Venezuela no tuviera un plan de estímulo económico por falta de respaldo en la tesorería, sumado a la carencia información precisa de los ahorros en las reservas internacionales, generó en los últimos meses un nivel de incertidumbre mayor en los agentes políticos nacionales frente a otras instituciones.

La posición del gremio empresarial se ha mantenido: el esquema 7+7 fue efectivo durante los primeros meses de la pandemia, sin embargo, luego de más de seis meses del decreto de estado de alarma, la recomendación de los principales organismos de salud en el mundo es que se puede realizar una apertura de los ciclos económicos, salvaguardando a todos los ciudadanos, y esta decisión, aunque tardía, es bien recibida por todos los sectores.

Además, coinciden en que las dinámicas en Venezuela no pueden compararse con las del resto del mundo, pero sí pueden aprender de ellas, y adaptarlas a la realidad de cada uno de los estados.

En el caso de Bolívar, se reconoce que es un desafío, principalmente por dos factores: el mal estado del servicio de transporte público, que promueve las aglomeraciones, y la escasez de combustible; una situación que debe ser combatida desde el sector con la estricta aplicación de las normativas de bioseguridad para garantizar el resguardo de los usuarios.

Aunado a esto, para Fedecámaras Bolívar es necesario que cada estado tenga su propio centro de monitoreo, control y supervisión del virus, ya que se apuesta a una descentralización en esta materia. Primero por estado, y después en cada municipio con la participación del sector Gobierno y el sector privado porque en esta situación debemos jugar todos al mismo equipo.

La aspiración del sector productivo es el mantenimiento de esta decisión. La paralización de las actividades generó una fractura en las empresas y esta fractura incrementa la dificultad de reanudar actividades y volver a tomar el ritmo, y es un costo que asume el sector productivo. La falta de permanencia en estas medidas afectará las operaciones de todo el sector, por lo que exhortamos a permitir hacer el trabajo continuo que es necesario para cada empresa.

Finalmente, Fedecámaras Bolívar une su voz a la petición nacional de la construcción de acuerdos políticos para lidiar con las consecuencias financieras y sociales de la pandemia por covid-19. En lo que a nosotros respecta, este panorama puede ser visto como una oportunidad para reestructurar las políticas públicas, así como para fomentar la inclusión de todos los sectores en el rescate de la economía. Prensa Fedecámaras Bolívar