Federación Venezolana de Maestros mantiene el paro por 24 horas

0
98

Por primera vez en 16 años, los maestros de las distintas casas de estudios en Ciudad Guayana y el resto del país, convocaron a un paro general por 24 horas. El aumento de sueldo, las mejoras del seguro de Hospitalización, Cirugía y Maternidad (HCM) y la optimización del Instituto de Prevención y Asistencia Social del Personal del Ministerio de Educación (Ipasme) son los principales motivos por la cuales estos educadores organizan una huelga general.

La presidenta de la comisión educativa del municipio Caroní, Aida González, sostuvo que la mayoría de los educadores no pueden subsistir con un sueldo de 5 mil bolívares, «este hecho genera un descontento en los maestros que trabajamos arduamente para el futuro del país. No se justifica que un educador que tiene más de 16 años de experiencia laboral, con posgrado, magister, reciba un sueldo de hambre».

González afirmó que el paro abarca a los docentes nacionales, estatales y municipales, «todos los niveles de educación, desde preescolar hasta diversificada están de paro. Hasta que no nos aumenten el sueldo, nos discutan el contrato colectivo, que está próximo a vencerse, y nos mejoren las condiciones de los seguros, nosotros no daremos nuestros brazos a torcer».

Vicente Palacios, miembro de la junta directiva de profesores del municipio Caroní, hizo un llamado a todos los educadores del país a que se unan a la lucha por las mejora de la condición salarial. «El ministro no ha querido sentarse a negociar con los profesores, pues sabe que nosotros devengamos un salario de hambre. Hoy en día un maestro no puede adquirir una vivienda o un carro, se le hace imposible. Va a un banco y no le dan el crédito porque el sueldo no alcanza ni siquiera para pagar los intereses. Es por esta razón que llamamos a la reflexión y al diálogo, ya basta que a los educadores, formadores de médicos, abogados y todas las profesiones afines, se nos margine con un sueldo paupérrimo. Estamos cansados y hacemos un llamado nuevamente a la negociación».

No obstante, Brizeida Quiñones, Autoridad Única en Educación del estado Bolívar, aseguró que el paro convocado por la Federación de Maestros fue todo un fracaso, ya que la mayoría de las instituciones funcionaron con total normalidad.

«Este paro convocado está enmarcado en una amenaza política contra los revolucionarios. Ya el ministro está sentado con los maestros en una mesa de negociación, se está trabajando y revisando las prestaciones sociales, el seguro HCM y el resto de sus beneficios. Es totalmente falso que los maestros ganen un salario por debajo al mínimo. Cuando el presidente Maduro decretó el aumento salarial fue para todos los trabajadores, incluyendo a los maestros. Ahora vienen a decir que ganan menos que el salario mínimo», declaró la autoridad.

Quiñones no descarta que en las instituciones educativas se presenten fallas, sin embargo, afirmó que el ministro está revisando los problemas que existen a nivel educativo para solventarlos.

«Este paro no es más que un motivo político, ya vienen las elecciones y seguramente seguirán saboteando el trabajo de quienes estamos brindándole a la población lo mejor en educación».

Por otra parte, Freddy Salazar, expresidente de la Federación Venezolana de Maestros, hizo un llamado a la Autoridad Única en Educación del estado Bolívar, para que tome en cuenta las necesidades de los maestros y las condiciones por las cuales están atravesando.

«Yo le hago un llamado a la señora Brizeida, que tome consciencia, la reto a que cambiemos de salarios para que se dé cuenta en las condiciones paupérrimas en las que nos encontramos. No es posible que un educador tenga un sueldo de 5 mil bolívares mensuales para vivir, cuando la canasta básica repunta los 20 mil bolívares. Este paro lo califico como el despertar del magisterio, es el momento para darnos el puesto que nos corresponde, ya basta de abusos».

«MAESTROS SIN FUTURO»

Así lo califica Lisbeth Domínguez, quien debe subsistir con un sueldo de 5 mil bolívares, declara que la mayoría de los profesores no tienen una vivienda digna, pues las condiciones salariales no les alcanzan ni siquiera para obtener una tarjeta de crédito. «El 89 % de los maestros hoy en día carecen de una vivienda digna, no tienen beneficios, el sistema de seguros está en sus peores condiciones y sin embargo, educan y forjan a los futuros profesionales del país».