Feligreses piden que autoridades definan situación de terreno

0
75

Feligreses de la parroquia eclesiástica Corpus Christi, ubicada en urbanización Gran Sabana, sector Las Casitas, participaron la mañana de este domingo en una asamblea general.

Pese a que en la actividad esperaron por la presencia del alcalde de Caroní, José Ramón López, y del presidente de la Corporación Venezolana del Aluminio, Ángel Marcano, ambas figuras designaron sus enviados para que los representaran.

Cabe destacar que la exigencia que mantienen los creyentes de la iglesia Católica, es que sea definida de una vez por toda la situación del terreno en el cual está asentada, pues CVG y la municipalidad mantienen un dilema en cuanto a la propiedad sobre las tierras.

PROYECTO DETENIDO

Moradores del sector Las Casitas aseguran que la iglesia Católica no ha podido avanzar en la construcción de un proyecto que mantiene, debido a que personas ajenas no están de acuerdo.

En la asamblea fueron presentados puntos como: situación del terreno ubicado en la UD 337, ocupado por la parroquia Corpus Christi desde hace más de 17 años, y la opinión y voz de la comunidad en torno al apoyo a la iglesia y conocimiento de la obra social, religiosa, cultural, deportiva y de salud que efectúa la iglesia en conjunto con la comunidad y los consejos comunales.

ASAMBLEA CONCURRIDA

Más de 700 personas se dieron cita desde primeras horas de la mañana, para ocupar los espacios del templo en el que se celebró la asamblea.

El sacerdote Gerardo Moreno, encargado de la iglesia de la comunidad, relató que convocaron esta asamblea para que las autoridades conocieran de voz de los habitantes de la zona, la situación que se viene presentando.

En la asamblea, habitantes de la comunidad exigieron a las autoridades civiles solución al problema que se viene presentando, dejando claro que hace 17 años la Corporación Venezolana de Guayana entregó en comodato el terreno en el cual está edificado el templo.

Moradores y locatarios de la urbanización Gran Sabana en Puerto Ordaz, aseguran que la iglesia ha sentido atropellos, amenazas y hasta el irrespeto de una pequeña representación de personas que se oponen al proyecto que la feligresía pretende desarrollar.

DENUNCIAN

Cercanos a la iglesia Corpus Christi denunciaron que han sido difamados por personas, que además han tumbado las paredes de la cerca perimetral de la parroquia, y continuamente amenazan con hacerles daño físico.