Fiscales de tránsito reclaman mejores beneficios

0
103

Un grupo de 70 trabajadores del Instituto Municipal de Tránsito Terrestre y Vialidad (Imttv), solicitaron al presidente del organismo, Raúl Velásquez, que dé respuestas a las carencias y deficiencias que actualmente están afrontando.

En una pacífica manifestación, realizada durante la mañana de este miércoles, en la calle Páez, del centro de San Félix, trabajadores afectados pertenecientes al departamento de Operaciones, dieron a conocer varios de los actuales problemas que presentan en materia de logística y dotación para el desempeño del cual se encargan.

Jhonny Garban, Secretario de Trabajo de la Asociación Sindical de Trabajadores Municipal (ASTM) Caroní, aseguró que «ya están cansados de solicitarle a Velásquez que cumpla con lo establecido en las reuniones que previamente habían acordado».

«No tenemos uniformes, nuestros beneficios son pésimos, ni agua nos dan cada vez que estamos en nuestros puntos de control», indicó Garban.

Además, detalló que no cuentan con el equipamiento respectivo (pitos, chalecos, conos) necesario para el funcionamiento de fiscales en las principales vías de la ciudad.

JEFE FANTASMA

El departamento de Operaciones, dirigido por Elis Bello, al parecer no existe en este instituto. Garban, además detalló que no cuentan con un jefe capacitado para cumplir con ese cargo.

«Cómo es posible que este señor no se ha tomado la molestia de ayudarnos a solucionar nuestros inconvenientes. Es un jefe fantasma», expresó.

No obstante, dijo que Bello cuando se va a comunicar con el resto de los trabajadores, lo hace de manera grosera y ofensiva, indigno de un líder. «Pedimos la destitución de este individuo», apuntó el informante.

PIDEN TRANSPORTE

En una sola voz, la clase obrera pidió que se les coloquen transportes privados para trasladarlos hasta los distintos puntos de control en el que cumplen sus funciones.
Indicaron que cada vez que multan a un chofer de una unidad pública, estos después se las cobran con insultos y humillaciones.

«En ocasiones, nos hemos montado en autobuses para irnos a nuestras casas y resulta que el conductor es uno de los que ha sido sancionado por nosotros. Ellos por venganza nos dicen cantidades de obscenidades delante de los usuarios; incluso, han intentado golpearnos», expresaron.

Por último, apuntaron que hasta no tengan respuestas positivas en todo lo que han planteado, continuarán con su reclamo cuantas veces sea necesario.