Freddy Galvis sacó la grúa en victoria de Filis

0
92

El infielder Freddy Galvis sonó tres imparables y empujó tres carreras en la victoria 6-2 de Filis de Filadelfia sobre Marlins de Miami, que contó con el primer cuadrangular de la temporada del también campocorto Miguel Rojas.


Galvis fletó las carreras en el segundo capítulo para colocar la pizarra 3-0. El criollo sonó línea al jardín central para enviar al plato a su compatriota Andrés Eloy Blanco y a Cody Asche, quien sonó dos bambinazos en el encuentro.

Por su parte, Rojas sacó la cara por Miami tras sonar jonrón de dos carreras en el séptimo. La victoria fue para Aaron Harang, quien lanzó siete entradas de siete imparables y dos carreras permitidas. Mientras, que Tom Koehler cargó con el revés tras ser vapuleado con siete hits y cuatro anotaciones en cinco inning.

Por Filis, Galvis de 5-3 con dos empujadas; Blanco de 3-1 con anotada y Odúbel Herrera de 4-1. Por Marlins, Rojas de 3-1 con pisada y par de fletadas; y Tomás Telis de 1-0.

Sandoval con infección
El antesalista Pablo Sandoval no formó parte de la derrota 5-2 que sufrió Medias Rojas de Boston frente a Rays de Tampa Bay; y es que, el criollo sufre de una «infección respiratoria significativa», informó el entrenador patirrojo. Se desconoce cuándo volverá a la acción.

Criollos a la loma
Los nativos Williams Pérez y Félix Doubront abrirán este miércoles por Bravos de Atlanta y Atléticos de Oakland, respectivamente. Pérez se medirá a Mets de Nuevo York, mientras que Doubront hará lo propio frente a Rangers de Texas.

Rondón enviado a casa
El manager de los Tigres, Brad Ausmus, afirmó que Bruce Rondón tenía más que demostrar que cualquier otro relevista del equipo y este martes, el posible cerrador del futuro de Detroit fue enviado a su casa debido a su «nivel de esfuerzo».

Ausmus anunció la medida antes del partido entre los Tigres y los Medias Blancas. El dirigente agregó que el gerente general del club, Al Avila, estuvo «completamente de acuerdo» con la decisión.

Rondón lanzó el lunes en una derrota de Detroit por 3-2 ante Chicago, tirando un cero en el noveno inning. Sin embargo, su recta-que normalmente llega las 100 millas por hora con cierta frecuencia-estuvo entre 90-93 MPH y llegó a un tope de 96.