Freddy Valera: Maniobras del CNE constituyen una afrenta a la democracia

El líder de la unidad en Bolívar criticó que el órgano electoral solo haya aprobado 390 máquinas captahuellas de las 40 mil que posee en el inventario para el proceso de renovación de las organizaciones políticas

0
413

“El nuevo plazo fijado por las rectoras del Consejo Nacional Electoral para la renovación de 59 organizaciones políticas en Venezuela, constituye una afrenta a la democracia y evidencia las descaradas pretensiones del Gobierno Nacional de inhabilitar a las organizaciones políticas”, así lo dio a conocer el diputado de Acción Democrática a la Asamblea Nacional,​ Freddy Valera.

Para el parlamentario el órgano electoral trasformó el proceso de renovación electoral en una carrera de insalvables obstáculos, al limitar a 7 horas diarias el horario para la obtención del 1% del padrón electoral de las organizaciones políticas en todo el país, elemento que calificó como un acto desleal y antidemocrático.

“Este es un claro ejemplo del carácter restrictivo, fraudulento  y servil que mantiene el Poder Electoral para complacer a Nicolás Maduro y conculcar nuevamente las elecciones en Venezuela, ante el miedo furibundo que posee el chavismo a contarse”.

Servilismo electoral

Valera lamentó que un país con un amplio talante democrático una cúpula del partido de gobierno continúe aplicando a total discrecionalidad  las normativa electoral para satisfacer los designio de un régimen moribundo y nauseabundo que perdió el norte, los ideales y el amor del pueblo.

“Esta no es una agresión del régimen contra los partidos políticos sino contra más de 20 millones de venezolanos que exigen  un cambio de rumbo  en el  país, ya que fueron los venezolanos lo que solicitaron en un gesto de desprendimiento que las organizaciones políticas acudieran a las elecciones usando un tarjeta única, la de la manito, demostrando que en unidad los venezolanos somos mayoría; y es precisamente a esta unidad a la que le teme Maduro y sequito de dictadorzuelos”.

El parlamentario aseguró que el objetivo final de la medida anunciada por el CNE es erradicar a las organizaciones  políticas que hacen vida en el país y acabar así con la historia política de Venezuela y su democracia participativa y protagónica.

“La Tarjeta Única de los demócratas se transformó el 6 de diciembre de 2015 en la más votada de toda la historia electoral de Venezuela, de allí la importancia de deslegitimar a las organizaciones políticas que la integran y mediante la violencia institucional ejercida a través del CNE y el TSJ poder ganar sin votos  unas futuras elecciones, al no poseer contrincantes que los enfrenten, como ocurre en Cuba y Nicaragua”.

Venezuela no es Cuba

Valera fue tajante al destacar que Venezuela no es Cuba ni Nicaragua, donde los  ciudadanos pueden votar pero no pueden elegir, condenados a “escoger” solamente entre las opciones que el régimen presenta.

“Cerrar la vía democrática y electoral para la resolución de conflictos en Venezuela, con una crisis económica profunda, una violencia social inmensa y un gobierno probadamente minoritario, es empujar a toda la Nación al abismo de la confrontación abierta. Si eso llegara a ocurrir el impacto afectaría a toda la región”.

En tal sentido el parlamentario  rechazó enérgicamente esta maniobra que constituye una nueva violación de la Constitución y vulnera el derecho de los ciudadanos a organizarse y participar políticamente en elecciones libres y competitivas que garanticen la transparencia y el principio de alternabilidad que rigen la democracias del mundo.

“Desde Acción democrática estaremos alertas para derrotar de manera cívica y democrática esta pretensiones antidemocráticas con el fin de que sean usadas como un pretexto de para impedir o retrasar las elecciones regionales y municipales, esenciales en la transformación política y social que requiere el país”.