Fue atacado por pitbulls mientras huía de la guardia

0
72

Los robos en Ciudad Guayana no tienen horario, los maleantes no tienen fecha de vencimiento, pues su afán por despojar a los ciudadanos de sus pertenencias parece motivarlos a cometer el hecho delictivo con más frecuencia.

Tal es el caso de Lennyn Rafael Gómez, de 28 años, quien intentaba despojar a un ciudadano de su laptop, tipo «Canaimita», en la calle «Negro Primero» del barrio «La Grúa» en San Félix. La víctima relata que venía de Maturín a visitar a un familiar y nunca se esperó que por una «Canaimita» tuviera que vivir un hecho vandálico.

«El ciudadano Gómez realizó un gesto como de sacar una pistola de su pantalón, cuando pasamos justamente por el sitio vimos lo que sucedía, la patrulla inmediatamente se detuvo y los efectivos persiguieron al joven», expresaron los funcionarios.

Mientras que el malhechor huía por dentro de un callejón que daba justo al barrio «Las Palmitas» en San Félix, la guardia lo perseguía. Se subió a un paredón y cayó en el patio de una casa, en su desesperación no se dio cuenta que dentro de la vivienda habitaban dos perros de raza pitbull.

Cayó, se impresionó, trató de subir nuevamente al paredón, pero ya era demasiado tarde, tenía a los perros encima. Trató de defenderse con los brazos, como pudo se tapó la cara y mientras lo hacía, los perros más se enfurecían. Vio la puerta de la casa abierta y como pudo se metió, el dueño estaba adentro y por miedo a que el malhechor le hiciera daño, dejó que los perros siguieran su afán de atacarlo, hasta que en medio de gritos le prometió que si le quitaba los perros se iba a entregar.

Se dignó, tomó los perros y lo salvó de ser devorado. Los funcionarios estaban afuera, el dueño abrió la puerta principal y el delincuente se entregó, no opuso resistencia ya que su cuerpo estaba herido por las mordeduras.

CANAIMITA RECUPERADA

Gracias al patrullaje de inteligencia que realizan a diario los funcionarios de la Guardia Nacional en el Destacamento de Puesto de Ferris y Chalanas, la mayoría de los maleantes han sido detenidos infraganti, tal como le sucedió a Gómez, quien pudo ser capturado y está pagando su delito. La «Canaimita» se recuperó y fue devuelta a su dueño.