Fuerte presencia militar en frontera con Brasil, Colombia y Guyana

0
5717

Las fronteras de Venezuela por tierra, con Brasil, Colombia y Guyana, amanecieron este lunes de Carnaval, rodeadas por equipos y personal militar de esos tres países.

El gobierno venezolano no se ha pronunciado hasta ahora ni siquiera vía redes sociales.

Oficialmente nadie ha hecho comentarios en el país. Fuera, las agencias de noticias y las redes sociales, presentan fotos pero tampoco hay una versión oficial.

Hay quienes creen que se trata de la preparación de un canal humanitario para el ingreso de alimentos y medicamentos. Lo extraño es que el gobierno no ha autorizado eso.

La lógica indica que el éxodo emprendido por miles de venezolanos huyendo del actual gobierno ha creado un problema social de proporciones pandémicas en nuestros vecinos y están reforzando fronteras y tratando de organizar la huida de un país que hasta hace 18 años era uno de los más ricos de América Latina.

Las informaciones oficiales en Brasil por ejemplo indica que el presidente Temer irá a la frontera con Venezuela, por Bolívar, a conocer en situ la realidad que se vive a diario y que implica la salida por miles por la Línea hacia Manaos, primera población brasilera que colinda con Venezuela.

El ministro de Defensa de Brasil, Raul Jungmann, afirmó que su gobierno evaluará la posibilidad de incrementar la presencia del Ejército en la porción fronteriza que comparte su nación con Venezuela.

“Estamos aquí para eso, para ampliar nuestra actuación en la frontera, en la distribución de los venezolanos, hacer un censo para saber cuántos hay aquí”, afirmó el ministro durante una visita puntual a Roraima, el cual se ha convertido en una válvula de escape para miles de personas que intentan evadir la crisis económica en Venezuela.

Desde Boa Vista, la agencia Reuters informa que el Gobierno brasileño desplegará más tropas en su frontera con Venezuela y comenzará a reubicar a decenas de miles de venezolanos que han huido al norte de Brasil en busca de mejores condiciones de vida.

La visita de Jungmann al estado de Roraima coincide con un anuncio de Colombia de que reforzará los controles fronterizos con Venezuela.

El Gobierno brasileño ha descartado el cierre de la frontera y planea trasladar a los venezolanos a otras ciudades en el interior de Brasil, donde puedan encontrar trabajo y establecerse.

Jungmann visitó una plaza en Boa Vista donde unos 300 venezolanos han estado durmiendo al aire libre.

Tres refugios operados con el apoyo del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) se llenaron rápidamente el año pasado, mientras que los venezolanos continúan llegando y no tienen dónde dormir o encontrar trabajo en un mercado laboral saturado.