Fundación Lala: Solidaridad social con fe, optimismo y sin aplausos

0
2316

Hace ya 23 años comenzó esta historia de la Fundación Lala de Ciudad Guayana, surgida de la responsabilidad social empresarial bien entendida y ejercida con apasionante entrega, para muchos, “hasta religiosa”, como es el caso de los fundadores del Colegio Nacional de Periodistas de la Seccional local, como César “Solito” Decán, Nobel Medrano Matos, Cristóbal Pierluissi, Cheo Gómez, Eduardo Santana, Camilo Pacheco, Victor Birott, William “Perico” Hernández, José Martínez Narváez, Antonio Segura, entre otros, invitados a conocer sus instalaciones por la familia Vergara, sus creadores “silenciosos y despreocupados por la publicidad y el ruido de trompetas y fanfarrias”, de acuerdo al criterio de los experimentados comunicadores sociales.

Arrancó como un mandato natural de conciencia social, cuando ninguna Ley o decreto lo imponía como responsabilidad social empresarial y tampoco era la primera, ni la única. Ya el país las conocía y los más necesitados disfrutaban de sus beneficios en distintas áreas de la asistencia social, cultural y deportiva y fue en el año 2007 cuando tomó personalidad jurídica, de la mano de su presidenta, la Dra. Marisol Vergara..

Su motivación de ayer y de hoy, es la del trabajo en equipo y el desarrollo de tácticas para la preservación y mejoramiento de la salud, acompañado de jornadas de instrucción, de orientación cívica, cultural, médico-farmacológica y deportiva.

Con esa disposición centrada en el servicio social, la Fundación Lala se siente orgullosa de ofrecer a Guayana el “Centro Pediátrico Lala”, la Posada Tiempos Dorados para la Tercera Edad, el Centro Comunitario Trapichito  y una escuela de música en el mismo pediátrico, todo a un costo solidario para el público, visitados por los pioneros del periodismo contemporáneo de Guayana, en medio de su admiración y lógico regocijo, pues son testigos vivenciales de la evolución de esta ciudad de apenas 60 años.

No es para menos, pues en el Centro Pediátrico Lala, inaugurado el año 2014, con 1800 metros cuadrados de infraestructura, pudieron valorar la disposición de diversas especialidades médicas, dos quirófanos y paralelamente, áreas para la ayuda psicológica y emocional de familias con pacientes cuyos diagnósticos, no sean los más favorables.

Les llamó poderosamente la atención, que la Fundación Lala no está sola en esta loable labor filantrópica, pues cuentan con el apoyo entusiasta de todo un equipo que forma parte de su estructura y de los mismos pacientes que en algunas oportunidades hacen un aporte solidario como contribución al fortalecimiento de esta institución que tanto sirve a la comunidad de menos recursos. Allí conversamos con el personal médico y paramédico, quienes también contribuyen al fortalecimiento a esta obra; pero también quienes reciben esos servicios expresaron su satisfacción a esa labor, que sin ninguna pretensión económica le sirven a los más pobres y a los más necesitados.

Ejemplo a seguir

En consecuencia los periodistas que realizamos esta investigación hacemos un llamado al sector privado quienes se han establecido en esta región obteniendo resultados económicos positivos, para que se sumen y sigan el ejemplo de esta fundación que durante años ha venido generando bienestar a un pueblo de escasos recursos. CNP 2.426