Fundaproba: «Seguiremos trabajando hasta lo último»

0
172

La intención de tres amigas de ayudar a los animales desprotegidos de la ciudad dio inicio a una gran idea, en 2008. Así lo relató la cofundadora y vicepresidenta de la Fundación de Protección y Biesnestar Animal (Fundabropa), Krizia Vidal.

Gatos y perros fueron los primeros en ser atendidos. Poco a poco se fue haciendo eco de la labor, y fue entonces cuando la fundación comenzó a recibir colaboración de los guayaneses. Las jornadas de vacunación y esterilización se hicieron más seguidas.
Pero la realidad de la fundacióncambió desde 2015. El número de adopciones se vino abajo, con ellas las esterilizaciones y las jornadas de vacunación, debido a que las personas que hacían sus donativos dejaron de colaborar dada la crisis económica.

Coletazos de una crisis
Vidalindicó que, de 30 protectores,quedan 10. «Muchos se han ido del país, otros que nos apoyaban con los carros, no tienen repuestos ni cauchos, o no tienen cómo pagar el transporte».No solo el personal se ha reducido, sino que hace falta la comida de los animales, las vacunas y los tratamientos médicos.

ANIMALES DEVUELTOS
Anteriormente, se realizaban jornadas de adopción en las que los interesados veían a los perros y gatos disponibles, informaban al protector de su elección y estos programaban una cita para cerciorarse de que el hogar cumplía con los requerimientos para que el animal viviera; después se realizaban otras visitas para verificar el bienestar del can o el felino.
Sin embargo, en oportunidades las personas no tardaban en devolverlos.»Las razones variaban,ahora la principal razón es no poder mantenerlos, o no conseguir la comida para asegurar su bienestar», lamentó Vidal, al tiempo que aseguró que «seguiremos trabajando hasta lo último».