Guayaneses estiran el salario para sobrevivir

0
95

El sol inclemente aparece cada día para iluminar el suelo guayanés. Por el este, comienzan a asomarse aquellos rayos celestiales que parecieran estar a favor de los ciudadanos que despiertan a diario con la idea de revivir los sueños de la «ciudad planificada». Sin embargo, de vez en cuando, se dan su tropezón.

Ciudad Guayana no está excepta de la crisis económica que enfrenta Venezuela en la actualidad, no le ha sido suficiente llevar el título de «la ciudad industrial», pues sus empresas básicas se encuentran en quiebra, siendo subsidiadas por el Estado, al menos eso expresan a diario sus trabajadores.

Debido a este declive económico, los guayaneses han tenido que rebuscarse para sobrevivir. Desde tener más de un trabajo hasta ser «bachaqueros».

Cada día, son más los guayaneses que se bandean entre más de un empleo, ya que el salario no les alcanza para cubrir lo del mes, y menos si tienen familia. ¡Es la realidad! Los 7.421,67 bolívares, no son suficientes para pagar los servicios, el transporte ni la comida, lo básico para medio vivir.

Hasta mayo, la Canasta Básica Familiar se ubicó en 42.846,91 bolívares, según el informe del Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas-FVM), por lo que se necesitarían más de cinco salarios mínimos para cubrirla. Aunado a que Ciudad Guayana se ubicó en el puesto número uno del top ranking de las ciudades más costosas de Venezuela para diciembre de 2014, según el Banco Central de Venezuela (BCV).

El «bachaqueo» reina
Las colas a las fueras de los supermercados comienzan desde muy temprano, y parecen ser interminables. Ya las personas conocen quiénes son los grupos de revendedores, y por las conductas que estos mantienen, nadie se atreve a contrariarlos. Todos reconocen a los «bachaqueros». Lo cierto es que cada día crece la lista, pues, aunque tengan que vivir con el rechazo de la gente, aseguran que es «un negoción».

Otro sector que se ha visto afectado por el aumento salarial es el transporte público. Las colas en las paradas de autobuses en las «horas pico» parecieran ser interminables. «A veces crees que están vendiendo algo del gentío que ves ahí. Eso da dolor», afirmó María Castro, usuaria. «Simplemente toca hacer la cola porque la carrerita más barata en taxi está en 200 bolívares, y si sacas la cuenta, pues…»

De igual forma, los «pisteros» o conductores de carritos por puesto, aumentaron sus tarifas dado los precios desenfrenados de los repuestos y servicios, sin contar lo que muchos tienen que hacer ni el tiempo que deben esperar para adquirir alguna pieza mecánica. En este sector, también reina el «bachaqueo».

¿De dónde saca uno?
Cada día son más las personas que renuncian a sus trabajos u oficios para dedicarse a la reventa de los productos escasos a precios exorbitantes, ya que esto le dejas más ganancias que trabajar en una empresa

«A mí me renunció la muchacha de servicio, y me dijo que ganaba más como bachaquera que trabajando para mí, y sinceramente de dónde saco yo para aumentarle el sueldo», afirmó una señora que prefirió mantenerse bajo anonimato alegando que «las cosas no están como para andar diciendo el nombre de uno por ahí».

Entre 15 y 20 mil para comprar
Muchos guayaneses, por necesidad, toman la opción de comprarles a revendedores, ya que sus compromisos diarios no les permiten hacer largas colas, ni andar en el viacrucis persiguiendo los productos. Se estima que se debe tener entre 15 y 20 mil bolívares para conseguir los productos en la calle, ya que, la mayoría, vende por bultos o pacas.

Estas son las «ofertas» de los «bachaqueros»: Jabón de tocador Bs 250 la unidad, paquete de pañal de 48 unidades Bs 2000, detergente en polvo de 2.7 kilos Bs 700, café de 500 kilogramos Bs700, paquete de papel higiénico de 12 rollos Bs 1400, desodorante Bs 250 la unidad y paquete de toallas sanitarias de ocho unidades Bs 350.