Guayaneses herméticos ante reajuste de precios en alimentos

0
86

Las colas kilométricas persisten en los diferentes establecimientos dedicados al expendio de productos de primera necesidad adscritos a la red pública y privada. No hace falta ser ciego para observar cómo la población guayanesa madruga para ocupar uno de los primeros 100 puestos con el objetivo de llevar el sustento a sus hogares. Y más si es viernes más, ante los días no laborables decretados por el Ejecutivo para ahorrar energía eléctrica.

A pesar de que el pasado primero de mayo, el presidente Nicolás Maduro anunció el aumento del sueldo mínimo y del cálculo del bono de alimentación, habitantes de Ciudad Guayana aseguraron que “la agüita que les cayó del cielo” no les alcanza ni siquiera para cubrir las necesidades básicas.

Omaira Garrido, ama de casa quien se encontraba esperando ingresar al abasto Bicentenario en Alta Vista, tiene que hacer “milagros” para surtir la nevera porque el sueldo que genera su esposo no es suficiente. “Estoy en cola desde la 5:30 de la mañana esperando poder adquirir aunque sea un kilo de carne a precio regulado porque en la calle está en 4 mil 500 bolívares”.

Apostado en la fila del Pdval, Julio Salazar expresó que si adquieren los artículos a precios regulados, el dinero podría alcanzar. Sin embargo, lamentó que “los bachaqueros” se encarguen de acaparar todo y no dejar nada a su paso.

Sin anuncio oficial

Algunos guayaneses esperaban que el incremento en los productos básicos alimenticios no sobrepase el aumento de 30 % del salario mínimo.

Este viernes, la Superintendencia Nacional de Precios Justos (Sundde) hizo público el ajuste de precios en los artículos de la canasta básica.

Medidas con beneficios

El presidente Nicolás Maduro expresó que los costos de los artículos de primera necesidad serían 40 o 30 por ciento menores, en comparación a los fijados por los revendedores.

Ante tales afirmaciones del primer mandatario, los guayaneses esperan verse beneficiados y así contrarrestarel flagelo que día a día va “hundiendo” la adquisición de productos básicos.