Guerra o propaganda de guerra

0
73

Como todos los programas y acciones del Gobierno, el plan de rechazo y enfrentamiento del decreto de Obama sobre Venezuela es solo propaganda electoral y no preparación de la gente para contingencias mayores por la actitud estadounidense.

El cardenal Urosa Sabino se refirió a lo primero que salta a la vista del decreto: la desmesura. Que las acciones de nuestro Gobierno pongan en peligro la seguridad de la primera potencia militar del mundo es como para reírse, si no fuera además trágico por las consecuencias que pueda sufrir nuestra nación, también denunciadas por el purpurado católico. A quienes crean que la patria pasó de moda, pero dicen defender la Constitución, les pido que relean el artículo 1 de la Carta Magna. Quien siga prefiriendo la Constitución de 1961, que lea también su artículo 1. Allí está todo y no insisto más.

De Frente con Venezuela, en su oportuna declaración sobre la materia, exigió que el tema fuera tomado en serio por el Ejecutivo y no lo utilizara, como descarada y negligentemente ya lo hace, en su campaña electoral para las parlamentarias de fin de año. Si algo está en el nefasto legado de Chávez es el ventajismo electoral, que siempre ha desplegado el sector oficial.
«Patria Segura» fue un programa electoral adelantado por el entonces ministro Rodríguez Torres, cuyos beneficios electorales están por verse, pero su fracaso completo en materia de seguridad se evidencia en la tasa actual de homicidios: 80 por cien mil habitantes, más de 4 veces la de 1998, considerada alta en aquel momento.
Lo mismo fueron los programas «gobierno de calle», que facilitó la ejecución ilegal de fondos públicos, y «Barrio Nuevo, Barrio Tricolor», que en absoluto ha mejorado el entorno de los barrios populares.
Nuestra Fuerza Armada inicia su parte en la nueva comedia electoral con un desfile y unos ejercicios defensivos, en los cuales participarán los civiles pues es una operación cívico-militar. Piensan así ganar respaldo electoral y apoyo a unos altos funcionarios que abrieron cuentas en el imperio como personas naturales y que, por tanto, es un problema de ellos y no del país.
No se trata en absoluto de la patria, en fin, el discurso fastidioso del Gobierno ha sido reavivado por la intromisión de Obama, quien ayuda a Maduro a ganar la próxima elección.

lft3003@yahoo.com