Guyana: Soberanía, petróleo y ¿guerra?

0
272

¿Será posible que Guyana sea tan manipulable para que siga una agenda planificada por Exxon Mobil? ¿Estará dispuesta Guyana a una acción bélica? ¿Será el Gobierno venezolano capaz de contener la presión internacional? ¿Estarán los venezolanos conscientes de la gravedad del problema?

Quizás son muchas interrogantes de difícil contestación. No obstante, el experto economista Fernando Travieso y diputado al Parlatino Ángel Rodríguez nos dan luces de qué hay detrás del desencuentro actual entre ambos gobiernos.

SOBERANÍA Y PETRÓLEO

Fernando Travieso, economista y analista político, señaló que la compañía estadounidense Exxon Mobil tiene intereses en una supuesta reserva petrolera en Guyana para usarla como pretexto e «ir sobre el área más codiciada del planeta tierra que es la Faja Petrolífera del Orinoco Hugo Chávez», que constituye la principal reserva certificada de hidrocarburos del planeta.

Advierte que el supuesto hallazgo de yacimientos hecho por la transnacional petrolera en aguas de Guyana responde a un interés sobre un territorio en diferendo, que se encuentra en esa situación desde más de un siglo de existencia.

«La controversia internacional, producto de componendas coloniales e imperiales, despojó a Venezuela de un vasto territorio sujeto desde entonces a reclamación. De esta ilicitud de origen, la patria de Bolívar mantiene su posición de considerar nulo e írrito el Laudo Arbitral de 1899, que fue llevado ante la ONU, que conllevó a la firma del Acuerdo de Ginebra, suscrito el 17 de febrero de 1966 por los gobiernos de Venezuela y del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, en consulta con el Gobierno de Guyana Británica y establece la conformación de una comisión mixta para resolver la controversia sobre el diferendo territorial».

Travieso explicó que el gobierno de EEUU, por medio de Exxon Mobil, tiende una trampa a Venezuela «a través de las manipulaciones y del lobby petrolero internacional», ya que la ley estadounidense Sarbanes Oxley, que regula el aparato financiero norteamericano y las petroleras, prohíbe dar datos sobre reservas que no hayan sido certificadas para no variar el valor de las acciones en las bolsas de valores, y precisamente la empresa petrolera no ha dado datos de las supuestas reservas petroleras en este territorio.

«Al precio actual, la producción de petróleo en alta mar a esa profundidad no es rentable», afirmó Travieso, al tiempo que se preguntó «¿por qué un área que es considerada por el Servicio de Geología de EEUU como de petróleo no descubierto» y de acuerdo a «las estadísticas de la Administración de Información de la Energía, las reservas de Guyana aparecen en cero, se comienza a perforar un área donde las posibilidades son más escasas que otras de petróleo que ya tienen?».

LA MISMA ESTRATEGIA

En este sentido, comentó que lo que se pretende es «una componenda para llevarnos a un conflicto de orden militar en el que el lobby petrolero, que es el verdadero gobierno de los EEUU, viene por la Faja Petrolífera del Orinoco Hugo Chávez».

Travieso recordó que la misma estrategia fue aplicada por Washington en Irak. «Primero hicieron que invadieran Kuwait, luego lo desalojaron y después invadieron Irak», además, «así hicieron la guerra Irak−Irán por unos campos petroleros (…) todo esto es un montaje y una trampa».

El analista consideró que el Gobierno venezolano está tratando el tema de manera muy inteligente al no caer en provocaciones. «No podemos caer en la provocación, lo que están buscando es una excusa para una intervención militar con todo su poderío», subrayó.

Estos planes imperialistas del gobierno estadounidense y sus transnacionales petroleras se debe a que «se ve un profundo agotamiento en el nivel de reservas de petróleo de las transnacionales norteamericanas y británicas, su objetivo es el control de las reservas que quedan (la de la Faja Petrolífera del Orinoco y las del Medio Oriente)».

UNA ALHARACA

El presidente del Parlatino, Ángel Rodríguez, afirmó que las operaciones de Exxon Mobil en las aguas del Esequibo buscan imponer una agenda bélica en Suramérica, como parte de la estrategia que tienen los sectores más radicales de Estados Unidos para asumir el control de los inmensos yacimientos de petróleo que existen en todo el continente.

Destacó que desde hace tiempo, la transnacional sabe que hay oro negro en esta zona, porque actualmente ese tipo de descubrimiento se puede realizar de forma aérea, desde aviones, a través de sismógrafos de última generación.

«Los expertos señalan que con la inestabilidad actual del mercado internacional de hidrocarburos, instalar pozos en este territorio es riesgoso, pues la rentabilidad no está garantizada. A pesar de que no está convencido del valor comercial del crudo encontrado, Exxon Mobil está haciendo una alharaca con su incursión en el lugar, para provocar una reacción militar por parte de Venezuela».

Según el diputado Rodríguez, el hallazgo lo vieron como una oportunidad para instaurar otro frente de ataque contra la Revolución Bolivariana.

«En América Latina y el Caribe les será más difícil imponer las armas como forma de dirimir las divergencias, porque tenemos una gran vocación de paz. Por ello el gobierno del Presidente Maduro incrementará los esfuerzos diplomáticos en la disputa por el Esequibo, porque el diálogo es la mejor vía para llegar a un entendimiento», subraya.

El presidente del Parlatino alertó que esta amenaza se cierne sobre otros países vecinos que también tienen grandes desarrollos y potencialidades en el campo energético.

«En la región tenemos que defender en bloque nuestra soberanía, sin caer en engaños de compañías como Exxon Mobil, que quieren sembrar la discordia en su propio beneficio. Si nos apegamos a los principios del derecho internacional, vamos a mantener buenas relaciones con el pueblo y el gobierno de Guyana, en un ambiente de cooperación y hermandad», concluyó el diputado Rodríguez.

ACUERDO DE GINEBRA

El gobierno venezolano celebró las declaraciones del canciller de Guyana, Carl Greenidge, que llaman a apegarse al Acuerdo de Ginebra —firmado entre ambos países en 1966— para resolver el diferendo por el territorio al oeste del río Esequibo que Caracas reclama a Georgetown.

«La declaración del ministro Greenidge es propicia para reafirmar la invitación de la Cancillería venezolana para un diálogo», dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores en un comunicado.

En el texto, sin embargo, no mencionan el llamado que hizo Greenidge al secretario general de la Organización de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, para cambiar el método de los buenos oficios que se ha utilizado hasta ahora en la disputa entre Venezuela y Guyana.

La Cancillería destaca que Venezuela «apuesta por el diálogo para la resolución de este diferendo histórico» y acusa a la petrolera estadounidense Exxon Mobil de «manipulaciones e intrigas» para «entorpecer las buenas relaciones entre países vecinos».