Guyanés fue asesinado frente a su sobrino

0
90

Cada mañana, el ciudadano de nacionalidad guyanesa, Tarik Sanshara, de 34 años, se levantaba bien temprano y salía de su residencia ubicada en Los Olivos, donde vivía con su esposa e hija, para atender su negocio de rotulaciones vehiculares ubicado en el Centro Comercial Mamy, en Alta Vista.

Sanshara sabía que la zona donde estaba ubicado su negocio era bastante insegura, ya que la calle que da justo a la salida del local se sumerge en penumbras por las noches, por ello había decidido no permanecer después de las 6:00 p. m. en el sitio.

Pero las cosas no sucedieron como él pensaba, ya que ayer las puertas de su negocio permanecieron abiertas pasadas las 8:00 p.m. una decisión que le costó la vida.

DE UN BALAZO EN LA ESPALDA

Eran las 8:20 p. m. cuando el sistema integrado de emergencias 1-7-1 recibió una llamada que reportaba que dentro de un local del Centro Comercial Mamy yacía tendido un hombre ensangrentado.

Al llegar al sitio, efectivos policiales lograron identificar a la víctima, quien recibió un impacto de bala en la espalda (región infraescapular), que probablemente le causó la muerte de manera inmediata. El asesinato fue presenciado por el sobrino de Sanshara, un adolescente de 17 años, por lo que se convertirá en un testigo clave para dar con el paradero del homicida, el cual se conoció se trasladaba en una moto, misma que según informaciones, había permanecido un buen rato estacionada en las adyacencias del local.

INVESTIGACIONES

A los pocos minutos del hecho llegaron los funcionarios del cuerpo detectivesco adscritos a la división de investigación de homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) para realizar el levantamiento del cuerpo y las averiguaciones pertinentes.