Hallan chatarrero muerto en un basurero de la avenida Atlántico

0
839

Tras dos días de intensa búsqueda los dolientes dieron con la ubicación del cuerpo. Lo asesinaron en su mismo lugar de trabajo: un basurero.

Era la segunda vez que la esposa del hoy occiso se asomaba hacia el sector boscoso que su marido visitaba –todas las noches- en busca de aluminio y cosas de valor para revender. Pero esta vez corrió con mayor suerte aunque lo que halló fue devastador.
Entre escombros y desperdicios reposaba el cadáver. Estaba boca abajo y en estado de descomposición avanzada pero completo, aún las aves de rapiña o animales rastreros no habían hecho de las suyas.

La fémina llegó al sitio acompañada de una familiar, ya lo habían buscado por todos lados y eran dos días sin tener noticias de él. Aunque estaba preparada para lo peor, una cosa es decirlo y otra toparse con el padre de sus tres hijos, muerto y en tales condiciones.
Ella cuenta que el domingo en la noche, a eso de las 8:00, fue la última vez que lo vio con vida. Él se despidió y salió de la residencia, ubicada en el sector El Llanito adyacente a Villa Bahía, en Puerto Ordaz; con la intención de cumplir con su acostumbrada jornada de trabajo.

Era la rutina. La falta de un empleo digno lo conllevó a rebuscarse entre la basura cosas de valor para vender y llevar alimento a sus pequeños, su sitio de trabajo era allí, un botadero que los mismos guayaneses alimentan con sus desperdicios en el final de la avenida Fuerzas Armadas con cruce de la avenida Atlántico, adyacente al Conjunto Residencial Isla Dorada.

PRESUNTO MÓVIL

La dama dice que su marido era un hombre muy solitario y que en el barrio no compartía con nadie, no tenía amigos ni enemigos, en los que pudiera justificar alguna venganza. De hecho, aseguró que era un hombre de su casa y siempre que salía lo hacía en compañía de ella y de sus tres hijos.
Al parecer la visita al basurero es una costumbre que han adoptado varios hombres pues en a escena del hallazgo se notaron señas de que antes de darle muerte a Elvis Enrique Rodríguez Salazar, de 31 años, estuvo compartiendo con otros sujetos.

A escasos metros del sitio donde quedó el cadáver, se pudo avistar unos banquitos en forma de círculo, botellas y huellas en el piso como si hubieran estado reunidos un grupo de conocidos compartiendo y libando licor.
Posiblemente luego de algunos tragos que se tomaron ese domingo en la noche, el ambiente se puso tenso y tras algún detonante trascendió la tragedia.
El cuerpo de Rodríguez Salazar no tenía heridas de bala ni puñaladas, aunque serán las actuaciones de los agentes de Cicpc las que determinen las causas de la muerte, superficialmente se observaron golpes en la cabeza y el rostro.

A la víctima lo asesinaron de una golpiza en la que seguramente participó más de un adversario.
La ahora viuda desconoce quienes pudieron ser esos hombres con que su marido pudiera estar en el sitio pues no tenía conocimiento de algún compañero de labores. Ella estaba consternada, su impresión no la dejaba comprender cómo alguien le pudo quitar la vida a un hombre que no se metía con nadie.

El reloj marcaba las 8:00 de la mañana de este martes cuando la misma fémina notificó a la central de Emergencias 1-7-1 Bolívar sobre el suceso. Ella desde el lunes hizo un recorrido por centros de coordinación de la policía estadal y municipal, por comandos militares, hospitales, plazas y mercados y no obtuvo respuesta ni apoyo de las autoridades para buscar a su conyugue.
Funcionarios de la Brigada Motorizada de Altos de Caroní se apersonaron hasta el lugar del hallazgo, donde permanecieron custodiando el cuerpo y las evidencias hasta la llegada del eje detectivesco.

INSPECCIÓN TÉCNICA
Los detectives del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) cercaron el perímetro e iniciaron las pesquisas, posteriormente cargaron con el cuerpo y lo llevaron hasta la morgue de la Sub Delegación para los efectos de la ley.
Presuntamente, los asesinos sean habitantes de alguna de las invasiones que conforman el sector Villa Bahía, por tanto los funcionarios se mantendrán en labores de investigación hasta dar con mayores indicios de los autores de este asesinato.