Hay confusión ante gravedad de la crisis

0
76

El presidente de la Red por la defensa al Trabajo, la Propiedad y la Constitución, Vicente Brito, señaló que cuando analizamos la compleja crisis que angustia a la familia Venezolana, observamos que el gobierno luce confuso por su gravedad.

Insiste que así lo indican sus voceros al destacar sus planes estratégicos para el desarrollo productivo y social y señala que anuncian cifras de inventarios que garantizan abastecimiento por varios meses; informa de convenios con países que permiten la importación de bienes esenciales; destaca acuerdos con gobiernos que nos proveerán de los dólares necesarios para cubrir el déficit por la caída de precio del petróleo; resalta cuantas reservas en activos tenemos que sirven para garantizar que no hay dificultades financieras y por lo tanto no habrá problemas para importar o pagos de deuda externa y explican con detalles planes de inversión en infraestructura, viviendas y producción que demuestran lo robusta de las finanzas públicas para el 2015.

Lamentablemente la situación de las finanzas y déficit publico nos indican lo contrario. Deuda pública externa que ronda los 170.000 millones de dólares entre la República, Pdvsa y los pagos pendientes a las empresas extranjeras expropiadas; con fallos en contra en los centros de arbitrajes internacionales.
Agrega Brito que la deuda pública interna es incalculable tomando en cuenta el monto en bonos de la República; la deuda de los distintos organismos: ministerios, empresas públicas, gobernaciones, alcaldías y Pdvsa.

Lo que cuestiona todas las afirmaciones de fortaleza gubernamental es «el riesgo país», que nos condena a pagar los más altos intereses por deuda externa-estamos en entre los 5 más castigados-. Y descontar hasta un 30% del valor de los papeles de la República o Pdvsa para obtener préstamos en dólares.

Además siendo el país altamente dependiente del petróleo estimamos que si el precio se mantiene en promedio en el 2015 en $ 60 el barril, se necesitaran unos 20.000 millones de dólares adicionales para cubrir deuda externa, pago de intereses en dólares, importaciones etc. Esto unido a la continua y creciente emisión de pagarés del Banco Central para cubrir las necesidades en bolívares de Pdvsa y otros organismos públicos; siendo esta emisión de dinero inorgánico la principal causa de la alta inflación que sufrimos los venezolanos.

Además la compleja situación de las empresas públicas que tienen una baja producción y necesitan cantidad de recursos para cubrir sus elevadas pérdidas. Unido a las bajas reservas del Banco Central y demás fondos públicos donde había dólares. Nos demuestran la verdadera situación financiera del país.