Henry Arias: Empresas del Aluminio ameritan atención inmediata del gobierno

0
3926

El nuevo embarque de Alúmina que llega a Venalum del exterior y la muerte del trabajador Ignacio Gamuzza en accidente laboral en Alcasa, cuándo realizaba labores de emergencia de recolección de Alúmina, son las muestras de la situación crítica por la que atraviesan nuestras industrias venezolanas productoras de Aluminio, denunció Henry Arias, secretario de organización de Sintralcasa.

Según el lider sindical, esta situación  no se puede seguir ignorando, porque esta desgracia está apagando a Guayana: ¿Quién podía imaginar que una industria moderna como Bauxilum pudiera cerrar sus puertas por estar inhabilitada para producir un gramo de Alúmina en un país productor de aluminio primario y con montañas de reservas comprobadas de bauxita, la materia prima del aluminio?, se pregunta Arias.

Esta situación obliga a otras empresas del Estado como Venalum a comprar en el exterior una alúmina de menor calidad a la producida por Bauxilum, y en Alcasa obliga a los alcasianos a salir a recolectar como mendigos la materia prima hasta contaminada, para poder sostener el proceso productivo, explicó el dirigente.

En Alcasa tienen que mendigar a Venalum para que dé un poco de esta alúmina importada, para sostener operaciones, porque Alcasa no tiene permisos para importar o exportar y esto ha perjudicado también su capacidad económica, agregó.

¿Hasta dónde pretenden llevar lo que fue el segundo parque industrial mayor productor de aluminio en Latinoamérica?, se pregunta Arias agregando que cree todo ha sido intencional, una gran tragedia que hoy están atravesando las empresas básicas de Guayana, desaprovechando las potencialidades que tenemos en electricidad, grandes montañas de bauxita, un majestuoso río Orinoco para el traslado de bauxita desde las montañas de Los Pijiguaos hasta el parque industrial más moderno e importante de Venezuela.

En Guayana sobran equipos de trabajadores, hombres y mujeres profesionales, técnicos formados en universidades así como en las fábricas de Alcasa y Venalum con cincuenta años de experiencia en procesos electrolíticos de reducción del preciado Aluminio, acotó.

Otro potencial que se ha estado desaprovechando es la oportunidad en los precios internacionales del aluminio lo que garantiza el retorno inmediato de cualquier inversión, ya que se dejó  de producir bienestar social para el pueblo venezolano, generando desesperanza en la región Guayana al no visualizar el pueblo trabajador una política que le de garantías de una mejor calidad de vida en el tiempo, afirma.

¿A quién se le ha podido ocurrir la macabra idea de destruir tan importante emporio industrial en Guayana? ¿Cómo es posible que en cinco meses que tiene bauxilum sin producir un gramo de alúmina no se haya activado un serio comité de emergencia para su reactivación? , pregunta Arias.

El gran negocio de la importación

El dirigente laboral añadió que si salieron a comprar alúmina, restándole importancia a la situación de Bauxilum y por supuesto no les interesa el destino de sus trabajadores:

Cabe destacar que Bauxilum con 3500 trabajadores, es el primer eslabón en la cadena de industrias venezolanas procesadoras de aluminio primario, comenzando por las reductoras Alcasa y Venalum y de estas dos empresas con 15.000 trabajadores depende el sostenimiento operativo de Carbonorca con 1200 trabajadores.

Luego vienen las empresas transformadoras del Aluminio como Cabelum en Bolívar, Alucasa y Rualca en Carabobo, y Alunasa en Costa Rica, todas del Estado entre otras, y más de 60 empresas privadas transformadoras de aluminio que están en todo el territorio nacional, que junto a las del Estado tienen 100.000 trabajadores, esto sin mencionar cien mil  trabajadores que mantienen empleos en empresas prestadoras de servicios a todo este holding de empresas  y por eso cree que el pueblo trabajador y el parque industrial de Guayana merece atención inmediata, concluyó.