Hollande promete «aclarar» las circunstancias de catástrofe aérea

0
82

Francia.- El presidente François Hollande prometió «aclarar totalmente» las circunstancias de la tragedia del Airbus A320 de Germanwings, tras rendir homenaje, junto con Mariano Rajoy y Angela Merkel, a las 150 víctimas del accidente en el lugar de los hechos.
Dos vuelos con familiares de las víctimas partirán hoy desde Barcelona hacia Marsella, desde donde serán trasladados a las cercanías del siniestro, anunció el presidente de Lufthansa, Carsten Spohr.
Se hará todo lo necesario para «encontrar, identificar y entregar a las familias» los cuerpos de las víctimas, prometió Hollande.
Los primeros vuelos con restos de cuerpos hallados en el lugar del desastre ya se iniciaron, mediante helicópteros, antes de que cayera la noche en la montañosa zona de los Alpes.
Emocionados, con expresión grave en los rostros, los tres estadistas mantuvieron conversaciones con médicos, bomberos y militares que participan en las operaciones de búsqueda en la zona.
La «cobertura» de la segunda «caja negra» del avión fue «encontrada» pero «no la propia caja», indicó el presidente francés. Esta segunda caja negra contiene los datos del vuelo.
La primera caja negra, que registra las conversaciones y el sonido ambiente en la cabina de pilotaje, fue encontrada el martes.
Los investigadores franceses anunciaron ayer que lograron «extraer datos utilizables». Precisaron que se oyen voces, pero que aún no han sido identificadas.
Agregaron que, hasta el momento, «no tienen la menor explicación» sobre las causas del accidente y que «no descartan ninguna hipótesis».

HOMENAJE A LAS VÍCTIMAS
Hollande, Merkel y Rajoy visitaron igualmente una capilla ardiente donde, lejos de los medios de información, rindieron homenaje a las 150 víctimas, entre las cuales hay numerosos alemanes y españoles. «No os olvidaremos nunca», escribió Rajoy en el libro de condolencias.
Un momento de recogimiento tuvo lugar también frente a la montaña, en la aldea cercana de Le Vernet, desde donde puede percibirse el lugar de la catástrofe.