Homicidio en la “calle del hambre”

0
68

La madrugada de este sábado un hombre fue tiroteado en plena vía pública, frente al aeropuerto, convirtiéndose en la primera víctima asesinada por arma de fuego en el municipio Caroní, el fin de semana

Cuatro tiros recibió Jonael Abraham Subero Rivero, de 32 años, en la calle Neverí de Unare II, en Puerto Ordaz, mientras esperaba un taxi frente a la Arepera El Maizal. La víctima se encontraba con tres personas más, dos mujeres y un hombre, los cuales salieron ilesos del suceso.

Pasadas las 4:00 de la madrugada del domingo, Subero y compañía, luego de comer en la llamada “Calle del hambre” de Puerto Ordaz, se dirigieron a tomar un taxi. Según los testigos, “el amigo” con que andaba se quedó pagando la cuenta en el negocio de comida rápida, mientras él tomaba el carro. Estando en la acera, se bajaron de un vehículo marca Hyundai, modelo Sonata, color negro, dos sujetos armados y abrieron fuego contra del occiso.

La víctima recibió dos tiros en el cuello, uno en el brazo y otro en el abdomen. Un testigo lo llevó herido al Hospital Uyapar, pero falleció a los pocos minutos de su ingreso. Subero era padre de dos niños, vivía en Castillito, y se ganaba la vida vendiendo perros calientes frente a su casa.

Según testigos, una de las mujeres, aparentemente, era pareja del Subero. Ni ella, ni los otros dos que andaban con el fallecido fueron atacados. Los presuntos homicidas no le quitaron ninguna pertenencia, se bajaron del carro directo hacia su persona, y le dispararon. Se presume que se trate de una venganza.

Serán los funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) los encargados de esclarecer las razones del asesinato.

Zona Roja
Trabajadores de la “calle del hambre” señalan que el suceso “tarde o temprano iba a pasar”. El sector se ha vuelto muy concurrido los fines de semana, no solo por usuarios que van a comer al sitio, sino por personas que llegan a “beber”. Clientes y trabajadores piden más presencia policial en la zona comercial y patrullaje permanente que garantice la tranquilidad de quienes laboran en los puestos de comida.