Identidad cultural indígena en Guayana, génesis y actualidad

0
2016

Desde los tiempos ancestrales, las etnias indígenas conservan y reflejan su prístino legado originario.

Preservar la identidad es el plan de acción a seguir tanto en el texto como en el contexto de todas las comunidades que conforman una sociedad. Cómo y de qué manera se fortalece o se limita culturalmente.

Desde los tiempos ancestrales, las etnias indígenas conservan y reflejan su prístino legado originario, aún entrada la globalización y la modernidad que presenta el siglo XXI, perseveran en su originalidad, tratando cada vez más de reivindicar su cultura, un ejemplo que sirve de argumento para detallar este valor, se toma como primera referencia a la comunidad Pemón en la que una gran parte vive alejada y aferrada a sus costumbres y rituales; dada su diversidad ocupan una buena parte del territorio guayanés en el Estado Bolívar, donde se distingue por su arraigo a lo que por naturaleza les corresponde, sin permitir la limitación  de su identidad cultural basada en la convivencia, la interacción, el respeto que son valores de incalculable importancia sustentada por la biodiversidad, agrodiversidad y riquezas naturales que les fortalece, así como el significado estético que encierra su creatividad artesanal que los identifica como comunidades de saberes extraordinarios imposibles de reemplazar, complementado por la importancia de su idioma.

EI idioma indígena, es el elemento objeto del Instituto Nacional de idiomas Indígenas, situado en Caracas. Lo Sustenta la Ley de Idiomas Indígenas, creada en el año 2008, en su Art. 10.

 

 

El Instituto Nacional de Idiomas Indígenas tiene por objeto la ejecución de políticas y actividades destinadas a la protección, defensa, promoción, preservación, fomento, estudio, investigación y difusión, así como velar por el uso adecuado de los idiomas indígenas, adaptado al desenvolvimiento  natural y cultural que experimente cada uno de ellos, con la participación protagónica, directa y efectiva de los pueblos y comunidades indígenas”. No en vano, la etnia Pemón mantiene su integridad cultural, transmitida por sus ancestros de manera oral y a la que es intrínsecamente fiel, entre otras cosas el respeto a las aguas, al fuego, a la palabra, a la convivencia, a los animales, que para el momento de sacrificar uno como alimento, primero piden permiso al Espíritu elevado,  para no desvirtuar esa importante herencia dejada por nuestros antepasados.

Como habitantes del sur del Estado Bolívar, la etnia goza de uno de los atractivos emblemático de la belleza natural de su hábitat; se trata del Parque Nacional Canaima que en su extensión abarca unos 3 millones de hectáreas conformado por dos sectores, oriental y occidental, con un millón de hectáreas, presenta al este el rio Karuai y el Caroní al oeste; donde también se ubican las localidades de Urimán, Kavac y Kamarata. Canaima ofrece la hermosa laguna comprendida en el rio Carrao, presenta también el macizo del Chimanta y el Auyan-tepuy (montaña del infierno) que de acuerdo a la mitología pemón, en ésta, habitan espíritus malignos de Mariwitón y Traman Chitas por lo que tratan de no ascender hasta su cumbre. Para los turistas, es la zona montañosa más extensa del Parque con más de 700 Kilómetros cuadrados de extensión, presenta en sus bordes del flanco norte unos 1600 metros y en el sur unos 2.460 m. su magnitud les parece hechizante que les inspira volver. Allí  se ubica el Kerepakupai-merú conocido en el mundo como Salto Ángel, soberbia cascada de 980 metros de altura.

Inicios de educación

escolar y religiosa

Si bien la historia de Guayana destaca al Dr. Lucas Fernández Peña, proeza a favor del indígena, que también contó con la participación de Antonio Gastón Cattaneo Quirón, Conde de Sedrano (Italia), fieles defensores de las fronteras Orientales Y Meridionales del Edo. Bolívar con la Guayana Inglesa y Brasil.  Conjuntamente con los misioneros Capuchinos llegados a Santa Elena de  Uairén en 1931, quienes traían como misión educar y evangelizar al indígena, así como realizar el primer censo para obtener datos geográficos y de los habitantes de la Gran Sabana. Luego fundan en 1942 las misiones de Kavanayen, Wonken, Kamarata y la Paragua conformando así, cinco centros misionales en el Estado. Según cifras arrojadas en el censo aplicado en 2001 existía un total de 27.270 indígenas pemón, 19.910 del género masculino y 13.360 del femenino.

Territorio    Wazaka Wazaka– el árbol del mundo  y Kapapiakupé, lago  donde se formó el mundo, llamado así por sus habitantes; tierras  originarias de la etnia Pemón, pertenecientes a la familia lingüística Caribe, considerada  la tercera