Iglesia pide investigar violación de DDHH

0
122

El cardenal Jorge Urosa Savino, Arzobispo de Caracas, junto a los restantes miembros del arzobispado de la capital nacional, exigió una investigación sobre las supuestas presiones psicológicas y amenazas en los centros de reclusión.

Señala la nota emanada del arzobispado que al igual que la sentida muerte de Franklyn Brito y las muertes de miles de venezolanos en nuestras cárceles, la reciente y trágica muerte de Rodolfo González, «el aviador», claman al cielo. ! Basta de violaciones de los derechos humanos en Venezuela!

Continúa que lamentablemente, el Sr. Rodolfo González, anciano de 63 años y preso político, aparentemente se ha quitado la vida bajo presión psicológica por las presuntas amenazas de ser trasladado a una cárcel común. ¡Que en paz descanse, y Dios consuele a su querida familia!
Ante este deplorable hecho, el Cardenal Jorge Urosa Savino, Arzobispo de Caracas, en unión con los Obispos Auxiliares de Caracas, consideramos que debe hacerse una profunda investigación sobre esas supuestas presiones psicológicas y amenazas, y las personas que las hayan proferido deben ser sancionadas conforme a las leyes.
Los responsables del uso legal de la fuerza y de la aplicación de la justicia deben cumplir estrictamente los mandatos constitucionales de respetar y hacer respetar la dignidad humana y los derechos de los detenidos en cárceles y centros de reclusión a la legitima defensa, al debido proceso, y a la salud, agrega el documento.
De nuevo pedimos la liberación de los presos políticos y de las personas detenidas con ocasión de las protestas y manifestaciones en el año 2014, o, si es el caso, que sean juzgados en libertad, y que ninguno de ellos sea sometido a maltratos, amenazas o torturas de ninguna índole.
Finalizando pidiendo que oremos a Dios Nuestro Señor por el cese de la violencia en todas sus formas, y porque podamos resolver nuestros conflictos de manera pacífica a través del diálogo y el entendimiento. Pongamos estas preocupaciones y angustias en las manos amorosas de Nuestra Señora de Coromoto.